700 jabalíes

Conectado Vigorro...

  • FORERO TRISTE ALMERIA...
  • La vieja guardia de Meteored
  • Supercélula Tornádica
  • *****
  • 32252
  • Sexo: Masculino
  • Garbanzo negro del foro, vivo como una legumbre...
Re:700 jabalíes
« Respuesta #24 en: Lunes 10 Junio 2013 14:16:15 pm »
Me gustaria leer alguna opinion mas sobre Castilla la Mancha en general, a ver si es verdad esa opinion que tienes...

Aquí tienes información sobre monterías: http://www.guiademonterias.com/ con descripciones, resultados e incluso rankings. Por ejemplo en resultados puedes ver un listado con todas las monterías realizadas en España en los últimos tres años, así como la finca y su localización. La inmensa mayoría realizadas en Castilla La Mancha (y especialmente en C.Real y Toledo), Extremadura, norte de Andalucía y Madrid.
Yo no se para que entro al trapo contigo, porque no tienes ni idea de debatir... he planteado que me gustaria conocer otras opiniones a ver si el que un dia de caza resulte mejor o peor depende del numero de piezas abatidas... y me contestas con una parrafada que no tiene nada que ver... ??? ¿crees que con tu respuesta ya se algo mas sobre si en Castilla la Mancha que un dia de caza resulte mejor o peor depende del numero de piezas abatidas?...




Citar
En el apartado rankings, por supuesto, las monterías que con más muertes. Encabezando, una montería realizada en febrero de este año en la finca Las Ensanchas (CR) con 276 jabalíes muertos, seguida de la Jutía con 203 jabalíes muertos, también en Castilla La Mancha.
¿Y como quieres que se organice un ranking de caza, por el estado del cielo, despejado a cubierto?... ??? de todos modos, en "resultados" puedes ordenar por cualquier concepto: finca, fecha, etc...




Citar
Lo de la finca de las Ensanchas es un asunto que me produce auténtica vergüenza ya que su gestora es Patricia Maldonado, miembro de la junta directiva de SEO BirdLife. Permite que en un cercón de 500 Ha se maten todos los años casi 300 jabalíes por montería.
Obviamente no conozco la finca en cuestion ni como se trabaja en ella, asi que he buscado informacion... me gustaria que alguien certificara o desmintiera lo que se lee aqui... no se, pero me parece a mi que un tio llega a una monteria de estas y le mete un tiro a un buho, y la señora dueña se lo come... en este sentido, me creo mas a Gustavo que a aquellos que simplemente porque considerais malos cazadores a todos, decis que a saber cuantos lobos, tejones o linces se habran abatido... por cierto, en la monteria de los 276 jabalies, hablamos de 39 cazadores, lo que nos da una media de 7 por cabeza, tampoco me parece una exageracion que un tio, en un dia entero, mate a 7 jabalies...

http://www.club-caza.com/articulos/512delvalle.asp

En Campo de Montiel, entre Cózar y Torrenueva, en pleno corazón de La Mancha, suena Las Ensanchas. Suena a jácaras y a cuchicheos. Suena a bravura y pureza. Suena a estrepitosos y galopantes redobles que de intenso rojo pintan su revuelo las perdices, fuertes y vivarachas, de Las Ensanchas. ¿Y los conejos? Eso es otro cantar. Con cientos culminan las cacerías y por miles se cuentan los jipíos y lances que roban. ¿Y los cochinos? Muchos, muchísimos da la montería, la que más; y buenos de boca, de los de verdad.

Desde 1757 esta mimada finca pertenece a la familia Melgarejo. En 1895 formaba parte del latifundio conocido corno Dehesa de Las Terceras, perteneciente a los duques de San Fernando de Quiroga. Tras varias divisiones del gran latifundio en el que se encontraba la finca, y siempre dentro de la familia, Las Ensanchas pasó a manos de Luís Moreno de Silva, difunto esposo de la actual propietaria, Patricia Maldonado Vidal, que heredó de su tío materno Luís de Silva Melgarejo.

Cuando Patricia Maldonado tomó las riendas de Las Ensanchas se enfrentó a la soledad que envuelve toda decisión importante. La finca, de suelos pizarrosos y pobre para la agricultura, era insostenible. Necesitaba un cambio de nimbo que ella supo ver en la caza, apostando firmemente por la menor, guardándose, bajo la manga, una reina: la pura y salvaje perdiz roja española. Estas tierras tradicionalmente han tenido mucha caza, pero atravesaron una mala época cuando los monocultivos y las extensas parcelas de cereal, las malas o poco favorables prácticas agrícolas y el sobrepastoreo ovino y caprino mantenían al monte y a la caza a raya.

Teniendo como primer propósito la conservación, el respeto y cuidado del ecosistema, acertadamente, una de las primeras decisiones fue la de deshacerse de la presión ganadera y comenzar la segmentación de los cultivos agrícolas en parcelas a modo de mosaico. Esto se consigue combinando pequeñas parcelas de avena, cereal, trigo, leguminosas y barbechos de cien metros de ancho y quinientos de largo, en disposición alterna y separadas por los beetles hanks, que hacen de lindes y se convierten en lugares ideales para la cría de perdices.

Mejoras para los conejos

También se respetan las lindes en los caminos, dejando riquísimas franjas de erial. Las entonces aisladas manchas de monte están ahora conectadas por medio de estrechos pasillos de reforestación de quercíneas. Los arroyos y charcas se adivinan en el paisaje por las frondosas junqueras y chopos que, procedentes de reforestación, se elevan en sus márgenes y proporcionan excelentes criaderos para los conejos. Pensando en ellos, los conejos, se han construidos grandes majanos a base de escombreras cubiertas con tierra, de la forma más natural y sencilla posible, con una exitosa acogida.

Para ellos y para las perdices se han ideado también pequeños chozos, muy adecuados para nidificar y ofrecer refugio y seguridad, consistentes en escobajos de encinas amarradas sobre tres mástiles de hierro, a modo de tienda de indios. Sobre los beetles banks, y en lugares estratégicos, se tienen dispuestos cerca de 1.300 de estos chozos, restaurándose todos los años un tercio del total. Las 24 charcas se refuerzan con 122 bebederos artificiales dispersos por toda la finca, a excepción de la sierra. La siembra, a merced de los conejos, se suplementa con 270 comederos con trigo. Este año, y a modo de experimentación, se ha acotado una parcela con pasto sudán para los lagomorfos, dando buen resultado.

A las faldas de la sierra conocida como Cabeza del Buey se encuentra el olivar. El único tratamiento que ha tenido, y a causa de la naturaleza del terreno que dificulta la recogida de la aceituna, ha sido el «ruleo» del suelo. Por lo demás, ni se ara ni se abona. Tan sólo se limpian los pies, dejando las calles con vegetación.


Cuidados de la caza

Todos los años se realizan censos de perdiz, seguidos de cerca por Tom Gullick, famoso gestor y organizador de ojeos y la persona viva que mayor número de aves ha observado en el mundo, y por el Dr. Jesús Nadal, Catedrático de Producción Animal de la Universidad de Lérida y colaborador de Jara y Sedal.

En primavera se cuentan las parejas. A principios y a final de verano se hace el reclutamiento de las polladas por cuarteles de ojeo. En julio, y con ayuda de un cazamariposas gigante, se mide la abundancia de insectos en las lindes y se estima así el éxito de la pollada. Tras cada ojeo, el equipo del Dr. Nadal torna muestras fisiológicas y anatómicas de cada perdiz, estudiando también así su evolución. Todo esto es necesario para cazar en función de lo que hay en el campo, sin pasarse. En el campo los errores se pagan caros y si se caza más de la cuenta se puede mandar al traste toda la labor y esfuerzo de décadas de gestión. Por eso, nunca se caza más de un tercio de lo observado. Este año, por ejemplo, al ser francamente malo hay zonas donde no se va a ojear. Con los conejos pasa lo mismo, sí bien lo idóneo sería no parar de cazar desde el descaste, se para tajantemente en cuanto se observan las primeras conejas preñadas.

Los frutos de una gran gestión

El resultado de todas estas medidas y de todos estos cuidados lo observamos claramente en la vida de Las Ensanchas. No sólo destacan los bandos de cientos de perdices que peinan las siembras y barbechos, ni los miles de conejos que salpican con su rabo de blanco los arroyos. Alcavaranes, sisones, mochuelos, búhos reales y lechuzas, cárabos, jilgueros y verderones; águilas imperiales, reates, calzadas y sus aguiluchos; cernícalos y ratoneros; buitres negros y leonados; avutardas, gangas comunes, ánades reales, Pochas y pollas de agua, cigüeñuelas y chorlitejos.. y así, cerca de 150 aves, grandes y pequeñas, protegidas y no, pueblan y se crían en este entorno. Todo esto se da, como es natural, en un coto de caza correctamente gestionado. Esta gran riqueza motivó a Patricia Maldonado a sumarse voluntariamente a la Red Natura 2000. Como miembro de la junta directiva de Seo/Birdlife y enamorada de la fotografía de aves, colabora con esta asociación dedicada al estudio y conservación de las aves y de la naturaleza. También lo hace con la asociación CBD-Hábitat y con la Fundación Amigos del Águila Imperial.

El ojeo: la modalidad estrella

Organizados por Tom Gullick, con varias decenas de años de experiencia a sus espaldas, tienen lugar en Las Ensanchas los mejores ojeos comerciales de pura perdiz roja del mundo.

Sus clientes, ingleses en su mayoría, estadounidenses y sudafricanos, valoran realmente esta patirroja y rehúsan la 'de plástico' tan extendida en otras zonas españolas. Sólo dos jornadas por temporada, de cuatro a cinco ojeos cada una y con ocho puestos cada ojeo, batiendo manchas de 100 a 200 hectáreas cada una, en las que se logran espectaculares tapices: al año se abaten en tornoo a 1.500 «perdices rojas silvestres nacidas en el campo y criadas de forma natural», como así lo garantiza el certificado emitido por el Dr. Nadal a fecha 3 de noviembre de 2010. En definitiva, podemos afirmar, sin temor a equivocamos, que la patirroja de verdad nace en Las Ensanchas.

La montería

Esencial para la viabilidad económica del aprovechamiento cinegético de la finca, en la mancha Cabeza del Buey tiene lugar cada enero la citada montería, cochinera donde las haya. De la gestión se encargan los hermanos Iván y Luís Moreno Maldonado, hijos de Patricia. Separada del resto de la finca por una malla de gestión, este paraje se ve ahora tupido de monte y arbolado, recuperado del intenso ramoneo de las cabras. Con 46 puestos de traviesa, todos ellos en torretas, y unas 20 rehalas se baten las 500 hectáreas que tiene la mancha. Con más de 700 tiros, fueron 262 los cochinos cobrados en la que se reconoció como la montería donde más cochinos se cazaron la temporada pasada. Este año se volverá a montear y, confiando en los 17 años de experiencia en esta finca y plena dedicación del guarda mayor, José Barranquero, se esperan grandes resultados.
« Última modificación: Lunes 10 Junio 2013 14:19:42 pm por Vigorro... »