¿la nueva religión del cambio climático?

Desconectado tro

  • Cb Calvus
  • ****
  • 1456
  • Sexo: Masculino
  • Que sais-je? ( M.d.M.)
    • Amazing snow
¿la nueva religión del cambio climático?
« en: Sábado 16 Febrero 2008 10:02:16 am »
Empieza a relucir la esencia del discurso, .... tenia, tiene que salir, es inevitable. El diario "El País" se hace eco de ello y antes de ayer Carmen Pérez Lanzac nos redactaba un buen reportaje.

Destaco el sentir de Einstein, ligado a una verdadera conscienciación que no se consigue a golpe de sermón, es otra cosa, que cada cual tiene que investigar.


"Lo que sí es cierto es que la vida es un fenómeno tan raro y fascinante que entiendo que mucha gente piense que es una misión preservarla. Pero no lo es porque nos lo ordene una autoridad externa. Einstein decía que él no creía en un dios, pero que se sentía profundamente religioso porque se sentía identificado con el universo"."



Interesante también la derivación de conocimiento que insinuaban ya unos sabios japoneses hace mucho tiempo (al final del artículo) ... inevitable también.




Cambio climático: ¿la nueva religión?




El cambio climático ha movilizado a científicos que lo estudian, a ingenieros que buscan soluciones tecnológicas y a economistas que las miden. Y empieza a atrapar también una dimensión espiritual que lo está convirtiendo, en opinión de algunos, en la nueva religión del siglo XXI. Una nueva espiritualidad ecológica. El lenguaje mesiánico y los instrumentos casi religiosos que se utilizan rompen los esquemas discursivos y calan en una opinión pública más escéptica ante causas del pasado.


A finales de octubre del año pasado, Al Gore desembarcó en Sevilla para hablar de su movimiento contra el cambio climático, el Proyecto Clima. Gore, de 59 años, se subió al estrado y por enésima vez interpretó con entusiasmo el discurso que viene repitiendo desde hace ya varios años. Ese día, alguien le preguntó: "¿Cómo es usted capaz de repetir lo mismo una y otra vez?" "Porque soy un hombre con un sentido de misión, por eso puedo decir las mismas cosas sin perder la fuerza, la ilusión. Porque llevo un mensaje en el que creo apasionadamente", contestó.

En su afán por llegar al interlocutor, Gore, que es profundamente religioso, usa frases como "A Noé se le dijo que salvase las especies vivas y ello hoy sigue siendo nuestra obligación". Y antes de aleccionar a los embajadores o discípulos que forman parte de su movimiento, 1.700 por todo el planeta, les pide una "conexión espiritual".

"La estructura que Al Gore ha organizado resulta casi religiosa, con discípulos que transmiten la buena nueva, como Jesucristo", reflexiona el biólogo Miguel Delibes de Castro. "Los científicos solemos insistir en que hay que racionalizar los problemas, pero lo cierto es que es más vendible el mensaje emocional, sobre todo si implica a fuerzas superiores a nosotros. Ayuda a que la gente se mueva por algo que debe resultar parecido al sentir de la tribu antes ese dios mágico. A mí no me gusta esta forma de funcionar. Al Gore se considera un hombre con una misión, y yo de Mesías tengo más bien poco. Yo aviso de que algo está pasando y es la sociedad quién debe decidir qué hay que hacer. Sin embargo, soy mucho menos eficaz. Al Gore ha vuelto a demostrar que moviliza mucho más algo parecido a la fe que la racionalidad".

El de Al Gore es el ejemplo más visible, pero no el único. Frases como "Hay que salvar el planeta", "Tenemos una misión", "la culpa es del hombre (¿el pecador?)", "llega el cambio climático" (¿el castigo?), ya no suenan tan raras. "El mensaje ecologista con componentes religiosos ha calado mucho", dice Miguel Ferrer, biólogo y presidente de la Fundación Migres. "Las corrientes ecologistas integristas tienen muchas características comunes con escuelas basadas en creencias religiosas. Cada vez se oye más el discurso según el cual el hombre es el ser malvado que provoca destrucción y debe ser expulsado de los últimos paraísos".

Sin embargo, la conexión entre ecología y religión no resulta tan extraña si tenemos en cuenta el concepto del prójimo, como apunta Víctor Viñuales, director de la Fundación Ecología y Desarrollo: "Casi todas las religiones tienen en el centro la idea del prójimo. Y si ampliamos el concepto, ¿quién es tu próximo? Hoy sabemos que en un mundo global las consecuencias de lo que hacemos aquí y ahora, afectan a los que están lejos, tanto en el espacio como en el tiempo. Si construimos una presa en un paraje espectacular, nuestros bisnietos y las generaciones venideras no podrán disfrutarlo. No sólo eso, también afectará a otros seres vivos que se están extinguiendo de manera masiva. Visto de este modo, hay una conexión muy clara entre religión y sostenibilidad".

Uno de los 200 embajadores de Al Gore es Juan Negrillo. Se conocieron hace años, durante una de las visitas del candidato frustrado a la presidencia de Estados Unidos a la Campus Party, el evento de entretenimiento electrónico que reúne a más de 8.000 jóvenes en Valencia a finales de julio y del que Negrillo es organizador. Éste recuerda que ya entonces Gore aprovechaba cualquier ocasión, como una cena entre amigos, para ensayar su discurso, el mismo que hace de hilo conductor de su documental Una verdad incómoda. Fue entonces cuando el malagueño se enganchó a la misión del Nobel de la Paz. Preguntado sobre la conexión entre su discurso y el sentir religioso, Negrillo reflexiona: "Todas las religiones hunden sus raíces en la fe, y en ese sentido se puede confundir el mensaje ecologista y de defensa del clima con uno religioso, porque como no podemos tocar, oler, pesar o ver el CO2 y es casi una cuestión de fe en la comunidad científica".

La explicación suena sensata. Aunque también puede que se trate simplemente de una cuestión lingüística, como apunta el filósofo Jesús Mosterín: "Este lenguaje aplicado a la ecología es simplemente metafórico. Frases como el castigo del cambio climático... Son palabras sin sentido literal, como cuando decimos de una chica rubia que tiene los cabellos de oro. Lo que sí es cierto es que la vida es un fenómeno tan raro y fascinante que entiendo que mucha gente piense que es una misión preservarla. Pero no lo es porque nos lo ordene una autoridad externa. Einstein decía que él no creía en un dios, pero que se sentía profundamente religioso porque se sentía identificado con el universo".

El coqueteo entre ecologismo y espiritualidad, no es nuevo. 1966 fue una fecha clave. Ese año se publicó Ciencia y supervivencia, de Barry Commoner, uno de los libros fundacionales de las corrientes ecológicas o ambientales con inspiración más o menos religiosa. "La segunda mitad del siglo XX contempló el auge de múltiples movimientos religiosos, espirituales y espiritistas, caracterizados por ser una mezcla de elementos diversos", explica el filósofo José Antonio Marina. "Uno de ellos prolongó el fervor ecológico de los últimos decenios. Para mí, lo importante son los factores que se unieron en esa espiritualización ecológica. Nació posiblemente del movimiento hippy, de su vuelta a la naturaleza, se unió con un cierto panteísmo, por entonces de moda, que se volvía hacia la Tierra como un ser vivo, con el que se establecía una relación mística. Se admiró la relación con la naturaleza de las antiguas culturas, la Pacha Mama, el respeto de las tribus americanas".

"La hipótesis Gaia, de Lovelock, colaboró, considerando a la Tierra como un ser vivo al que hay que respetar", añade Marina. "Teorías como la Deep Ecology exaltaron el valor del mundo vegetal, hasta el punto de comparar la tala de un bosque con el asesinato de judíos en un campo de concentración. A todo esto, se unió el interés por la ética ecológica, que llamaba la atención sobre la necesidad de cuidar la naturaleza. Y también la influencia de religiones orientales, como un budismo light, que defiende la compasión universal por todos los seres. La espiritualidad ecológica es un cesto hecho con muchos mimbres".

El autor más famoso de estas corrientes es James Lovelock y su libro Gaia, una nueva visión de la vida sobre la Tierra, en la que desarrolla la idea de que la Tierra es un gran organismo vivo, una idea que tiene algo de religioso porque se basa en una intuición que desborda la razón científica. "Cuando se publicó, a mediados de los setenta, hubo un fuerte rechazo, pero ahora es muy aceptado", dice Jorge Riechmann, profesor de filosofía moral y vicepresidente de Científicos por el Medio Ambiente. "No es tan raro que haya cierto intercambio entre pensamiento religioso y ecológico", continúa. "Todas las grandes religiones comparten un sentimiento de conexión universal con el cosmos, de inmersión con el todo".

Pero, ¿qué piensan los ecologistas de todo esto? La mayoría no ve puntos en común ni le gusta la idea. "Mi sensación es que no existe ninguna conexión entre ecología y religión. El planteamiento es radicalmente diferente y el mensaje mayoritario no es el de que tenemos una misión", dice Yayo Herrero, coordinadora estatal de Ecologistas En Acción.

"No se trata de una cuestión de religiosidad, sino de valores", dice Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace España. "Yo me siento parte de un movimiento social, ciudadano, que trata de introducir en nuestra escala de valores cosas que no se tenían en consideración, como el respeto al planeta, y que debe formar parte del conjunto de valores en los que nos movemos. Y esos valores se encuentran tanto en una persona laica como en una religiosa. No son incompatibles. Hay una cierta utilización torticera del lenguaje en todo esto y mucho en el sentido peyorativo, cuando la auténtica realidad es que si a algo le rinde pleitesía la sociedad es al consumismo y al petróleo".

Este mismo argumento también viene a la cabeza de Herrero: "El crecimiento económico sí que se ha convertido en una religión. La sociedad occidental y en el proceso de la globalización, la finalidad que ha adquirido casi tintes religiosos es la obtención de beneficios económicos a costa de casi todo"

Lo curioso del debate es que, con contadas excepciones, las grandes religiones no han prestado apenas atención a la ecología. "Es llamativo, pero no hay una postura oficial contundente", apunta Miguel Ferrer. "Para la religión católica la familia parece estar mucho más en riesgo que el propio planeta". Puede que a partir de ahora esto cambie. En un hecho sin precedentes, durante el tradicional mensaje de Navidad, pronunciado desde el balcón central de la basílica de San Pedro del Vaticano, el papa Ratzinger hizo una discreta alusión al problema del cambio climático. Dijo: "En el mundo crece cada vez más el número de emigrantes, refugiados y deportados, también por causa de frecuentes calamidades naturales, como consecuencia a veces de preocupantes desequilibrios ambientales".

Preocupantes desequilibrios ambientales. Toda una novedad dentro de los habituales discursos papales. Como también lo es el hecho de que el Vaticano haya decidido plantar un bosque en Hungría para compensar o neutralizar sus emisiones de CO2, al igual que muchas grandes empresas. Tanto unos como otros, ¿lo hacen movidos por un sentimiento auténtico de respeto al planeta o como una forma de publicidad?

Juan Negrillo insiste en que, aunque no se puede confundir ecología con religión, tampoco se debe dejar de lado el trasfondo filosófico que subyace detrás de los cambios que deberíamos afrontar para frenar el calentamiento del planeta. Para apoyar su argumento, Negrillo pone de ejemplo un relato que tiene toques de fábula: "Un día, un científico del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (formado por más de 2.000 expertos) me contó una historia que me parece que viene muy al caso. Me dijo que cuando el panel empezó a reunirse, hace ya unos 20 años, había en el grupo un anciano científico japonés que en una de las reuniones intervino y dijo 'los científicos hemos constatado que existe un problema de emisiones, pero no lo podemos resolver. Puesto que el CO2 lo producen las máquinas, tendremos que llamar a los ingenieros. Estos, a su vez, dirán que existe la tecnología necesaria para solucionar el problema, pero que cuesta dinero, así que se llamará a los economistas. Los economistas harán sus cálculos y dirán que, para conseguirlo, habrá que cambiar nuestro actual modelo social basado en el transporte, el derroche energético... así que se llamará a los sociólogos. Éstos, a su vez, dirán que es un problema de escala de valores que ellos no pueden resolver, así que se acudirá a los filósofos para que nos digan qué valores deberíamos poner nuestro empeño e interés".

Muchos de los puntos que anunciaba este anciano sabio se han ido cumpliendo. Los ingenieros llevan años estudiando alternativas. En 2006, el economista Nicholas Stern calculó el impacto del calentamiento global sobre la economía mundial. Que nuestro modelo social falla, ya lo hemos asumido. Puede que le esté llegando al turno a los cuestionamientos filosóficos, y de ahí que ecología y espiritualidad parezcan ahora más cerca que nunca.



Cambio climático: ¿la nueva religión?
« Última modificación: Sábado 16 Febrero 2008 10:08:43 am por tro »
https://twitter.com/tromarqui



                                        “la ciencia es la religión de los barrios residenciales” (William Butler Yeats)

Desconectado vigilant

  • Bob està sempre ocupat :p
  • Supercélula Tornádica
  • *******
  • 16520
  • Sexo: Masculino
  • Mahmoud Asgani y Ayaz Marhoni, en mi memoria
    • Meteorologia i física teòrica
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #1 en: Sábado 16 Febrero 2008 11:21:58 am »
Desde mi punto de vista, la religión no sería la teoría del cambio climático, sino la creencia de que el cambio climático tiene "una solución" y que ésta está en los protocolos de Kyoto.

Es decir, la teoría del cambo climático de los últimos 30 años, propiciado mayoritariamente por el efecto invernadero (y extrapolado para el futuro) es una teoría muy sólida, respaldada plenamente por la observación.

Sin embargo, el hecho de creer que es posible reducir las emisiones y que esta reducción vaya a ser eficiente en cuanto a mitigación de los efectos del cambio climático, pues eso ya es una creencia o cuasi-religión, ya que no tiene apoyo empírico y por tanto no es ciencia pura.

Pero lo dicho, pido por favor que no se mezcle la ciencia (lógica y evidencia empírica) de la religión (creencia y la especulación). Por tanto, creo que el título del artículo del País es totalmente desafortunado. Hubise sido mejor "¿La nueva religión del <<Protocolo de Kyoto?>>"

Saludos  ;)

Desconectado quimet

  • Comando Tibidabo
  • La vieja guardia de Meteored
  • Cb Incus
  • *****
  • 2826
  • Sexo: Masculino
  • Cerdanyola. Desembre 2001
    • Barcelona: Historias del tiempo
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #2 en: Sábado 16 Febrero 2008 19:21:19 pm »
Desde mi punto de vista, la religión no sería la teoría del cambio climático, sino la creencia de que el cambio climático tiene "una solución" y que ésta está en los protocolos de Kyoto.

Tu mismo has dado con los ingredientes de una religión. La teoría del cambio climático es el dogma, la creencia que el cambio climático tiene la solución es la fe y los protocolos de Kyoto son los libros sagrados.

Analiza las religiones (católicismo, animismo, budismo, cienciología....) y verás unas pautas comunes en todas ellas. Cuando el hombre ha encontrado un problema al cual no puede dar una explicación plausible ni una respuesta concreta, entra en el terreno de lo místico.

Desconectado rs

  • Supercélula
  • ******
  • 6289
  • Sexo: Masculino
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #3 en: Sábado 16 Febrero 2008 19:50:58 pm »
La diferencia estriba en que a veces la solución es rezar y en otras el análisis y la razón... que no es lo mismo.

Saludos
Cerceilla 1300 y otros sitios

Desconectado joxerra

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 380
  • altsasu, ven y cuentalo.
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #4 en: Sábado 16 Febrero 2008 20:09:11 pm »
Creo que sería mas interesante que cada uno expondría su vision del tema y no enjuiziariamos gratuitamente al resto del mundo. porque vosotros tambien formais parte del mundo, no?

Yo no relaciono para nada el cambio climatico con algo espiritual, justo al contrario, es algo tan sencillo como si te regalan un pisito para vivir y lo gestionas tan rematadamente mal que que a los años lo tienes que abandonar porque te lo has cargado, seguro que con una segunda oportunidad igual aprendes algo..... o no :risa: somos un puto deasstre
Nada es lo que parece,

Desconectado Meteocalicanto

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 194
  • Sexo: Masculino
    • Meteocalicanto
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #5 en: Domingo 17 Febrero 2008 00:43:33 am »
Al principio era un tema científico, ahora ya es un tema controlado por los políticos y por tanto,
ha pasado a ser ya otro instrumento más de manipulación del que disponen en su cartera
las "altas esferas" mundiales, para jugar con la masa. El catastrofismo ha venido con ellos.

La crisis energética está ahí y si nos hacen responsables a nosotros pues menos problemas para ellos...

.... y encima a 200mil el show.

« Última modificación: Domingo 17 Febrero 2008 00:53:08 am por Juanito RPM »

Desconectado juanje albox

  • Cb Calvus
  • ****
  • 1519
  • Sexo: Masculino
  • OMAA
    • Observatorio Meteorológico y Astronómico de Albox - OMAA
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #6 en: Domingo 17 Febrero 2008 01:56:25 am »
Hace muchos años las alusiones a posibles cambios en el clima por actividades del hombre se trataban  sólo desde un punto de vista digamos científico, mas riguroso, y si se pretendía que el pueblo llano opinara resultaba un fracaso, porque lo que pasaba es que no había opinion sobre el tema, ya que para que algo sea de interés general debe de reunir las condiciones que el interés general exige y estas están basadas en la fé, la opinión del pueblo es una opinión que no nace de la ciencia porque la ciencia no está en el pueblo, somos una civilización que aún se mueve por razones que no tienen que ver con una rigurosidad científica, ya que arrastramos un pensamiento común que tiene que ver con religión, y ese sentir popular que aún perdura es lo que mueve a la gente, por eso gente de política como Gore utiliza ese mecanismo porque funciona como una red mundial que nos une por una causa, la causa "cambio climático" , dos palabras que funcionan como "infierno" en los temas religiosos, si al final la realidad es que ciencia y religión son lo mismo, pero cada cosa está detrás de un velo que nos impide ver la conexión entre ambas, porque estamos limitados para conocer la verdad.
La película "Contac" basada en un libro de Carl Sagan trata muy bien la conexión entre ciencia y religión, y el libro "Espacio y tiempo" del que fue director del Observatorio Astronómico de Calar Alto, Teodoro Vives, se introduce en las dificultades del ser humano para poder realizar observaciones objetivas en ciencia debido a sus limitaciones, y cuestiona todo lo que la ciencia ha probado ya que no sabemos donde está la verdad por que puede que no la haya, o simplemente el término "verdad" no existe.
Albox a 480 msnm en el centro/norte de Almería. Temp. media= 18.9 ºC Precipitación media ~290l/m² Índice de aridez~10 --> Clima mediterráneo semidesértico

http://www.alboxclima.com

Desconectado tro

  • Cb Calvus
  • ****
  • 1456
  • Sexo: Masculino
  • Que sais-je? ( M.d.M.)
    • Amazing snow
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #7 en: Domingo 17 Febrero 2008 11:12:53 am »
cada cual hablando desde su parcela de conocimiento, natural por otra parte. Confundimos términos, acotamos campos como si fueran totalmente excluyentes. El mismo Einstein, otra vez, comentaba ...


"la ciencia sin religión es coja, la religión sin ciencia es ciega"



La religiosidad es científica (por si alguien se le escapa no hablo de "religión"  y las cuatro ideas que tenemos montadas a partir de este concepto, sinó de "religiosidad") ¿que importan los conceptos? tan limitados son los pobrecillos... por cierto, la religiosidad no tiene nada que ver con rezar.

Pere Masjuan, profesor de Física Teórica de la UAB (por si os interesa la profesión del que habla) comentaba ...


"Gran parte de la física y las ciencias experimentales rechazan la idea de "Dios" (no olvideis que Dios= idea-concepto) por entenderla como esotérica. El reduccionismo de los siglos 17 y 18 han dejado una fuerte huella en nuestra cosmovisión científica, con un regusto de autosuficiencia que me hace estremecer"



juanje, interesantes observaciones las de Teodoro Vives. La Diosa religión de hoy es la ciencia de la que habla Pere Masjuan, una ciencia acotada, autosuficiente, limitada, y arrogante me atreveria a decir.
https://twitter.com/tromarqui



                                        “la ciencia es la religión de los barrios residenciales” (William Butler Yeats)

Desconectado rs

  • Supercélula
  • ******
  • 6289
  • Sexo: Masculino
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #8 en: Domingo 17 Febrero 2008 11:42:05 am »
La verdad, a mi entender, no existe en ciencia, por definición...
« Última modificación: Domingo 17 Febrero 2008 11:42:42 am por rs »
Cerceilla 1300 y otros sitios

Desconectado Yoshi

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 462
  • Sexo: Masculino
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #9 en: Domingo 17 Febrero 2008 12:45:31 pm »
http://es.wikipedia.org/wiki/Milenarismo

En la historia ha habido multitud de movimientos milenaristas, pero todas han tenido más o menos influencia dependiendo de los efectos políticos-económicos que conllevaban sus mensajes. Vamos, que el poder siempre ha instrumentalizado cualquier movimiento.

Ahora sustituimos religión por ciencia, pero el efecto es el mismo... se trata pensar, por una verdad irrefutable (antes de base religiosa, que Vigilant, dirás que es especulativa, pero la fe en algo lo convierte en un axioma), que el mundo que hemos conocido llega a su fin y que debemos prepararnos ante ello. Purificar nuestras almas para que el Anticristo no nos lleve con él o emitir menos CO2... he ahí la cuestión. Y si podemos sacarnos réditos políticos y económicos, desprestigiar algunas fuentes de energía y sacar del baúl viejos tabúes como la energía nuclear, mejor ¿no? No hay más que ir al Reino Unido para ver este efecto y el gol que han metido a los ecologistas...

La fe ciega en la ciencia la hace tan dogmática como a la religión... Y definir a la religión como especulación... me parece un poco fuerte si tenemos en cuenta la marejada que hay sobre este tema en el mundo científico: todo menos certezas. No olvidemos a Platón y a Kant, señores... cada producto (en el sentido más amplio, sobre todo la producción intelectual) humano está condicionado por nuestros sentidos y nuestro raciocinio. No pretendamos hacer un nuevo Dios del método científico.  :viejito:
Antiguo, Donostia-San Sebastián (Gipuzkoa).

http://www.instagram.com/iosuneu

Desconectado wopztz

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 390
  • Sexo: Masculino
  • Zarautz
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #10 en: Lunes 18 Febrero 2008 13:25:08 pm »
Sobre este tema pienso que los cambioclimaticistas se están basando en el método tradicional de la religión (que tantos frutos ha dado durante tantos siglos).
Los paralelismos son asombrosos...
El Infierno con el que nos asustaban (o asustan) y el escenario "fututo" de calentamiento global en el que como poco también vamos a morir todos achicharrados.
Como consecuencia del "cambio climático" nos vendrán grandes males y grandes plagas... ¿no os suena a algo?
Aun estamos a tiempo para salvarnos.... esto creo que lo he leido en diferentes sitios...
Los profetas nos ayudan a seguir el buen camino (léase Gore o cualqueira de esos)
La gente no sabemos nada, pero no importa están los grandes sabios del IPCC que piensan e investigan por nosotros.  La famosa infalibilidad...

Lo próximo será poner una casilla más en la declaración de la renta para que el dinero se dedique exclusivamente a reducir el CO2...
Dis-moi pourquoi
Pourquoi je suis comme ça ?

Desconectado Vaqueret di Rondó

  • un Zarathustra insidioso
  • Supercélula
  • ******
  • 5077
  • Sexo: Masculino
  • Eppur si calfa....
    • MeteoCastalla
Re: ¿la nueva religión del cambio climático?
« Respuesta #11 en: Lunes 18 Febrero 2008 13:56:15 pm »
Mucho me temo que todo este tema sea el causante final de la desaparición de la ciencia, tal y como la concebimos.

Y es una lástima: creo que la ciencia ha dado más a la humanidad que ninguna otra cosa, sólo que dificilmente seremos conscientes de esas aportaciones dada nuestra corta vida.

Por otro lado, pienso que la ciencia es consecuencia de una forma muy concreta de pensar: una curiosidad e imaginación que nada tiene que ver con la mentalidad religiosa, que se nutre de los miedos de la gente.

Incluso diría que la dictomía Ciencia-Religión viene de algo más profundo: Las diferencias entre las gentes del norte, donde la supervivencia venía dada por la dominación del entorno hostil -ciencia- además de estar acostumbrados a densidades de población bajas, y la gente del sur, donde la suavidad del entorno desplaza los problemas a un ámbito casi exclusivamente social y donde la supervivencia la da la fuerza del 'número', aquí lo que hay que dominar es la masa -religión-.

Por último, en una situación con sociedades complejas como en la actualidad, con mezclas de individualismo y masificación la fórmula correcta es la propuesta por Einstein, no la apropiación por parte de la ciencia de los atributos de la religión.
Recordemos que la ciencia estudia de aquella parcela común a los humanos - lo objetivo- mientras que la religión se limita a manipular las subjetividades.

Pero volvamos al tema:
Creo que he dejado claro que, por definición, la apropiación de los fines de la religión por parte de la ciencia sólo serviría para desprestigiar totalmente a ésta (estaría, al ocuparse de lo subjetivo, yendo en contra de su propio método)

Otro tema es la relación de la política con todo eso. Recordemos el efecto que tuvo la relación Constantino-Cristianismo en su momento. La unión dela política con una nueva religión puede tener efectos muy importantes tanto en la sociedad como con la nueva religión, que será inevitablemente tergiversada.

Hasta aquí el rollete, que hace dos dias que el foro este no me deja entrar.