El mar no es un juego

Desconectado kixmi

  • La vieja guardia de Meteored
  • Cb Incus
  • *****
  • 3613
  • Sexo: Femenino
El mar no es un juego
« en: Domingo 14 Noviembre 2010 12:25:58 pm »
Para la gente que, a veces, hace imprudencias al acercarse al mar, pongo ésta noticia aquí. :-\


CINCUENTENARIO DE UNA TRAGEDIA

La ola más trágica de Zumaia

Cincuentenario de la muerte de seis escolares que fueron arrastrados por el mar. Un libro de Iñaki Zorita recopila la historia y testimonios de un suceso que sobrecogió a Gipuzkoa

14.11.10 - 02:14 - MIKEL SORO | SAN SEBASTIÁN.

 Mañana lunes será una jornada de luto en Zumaia. Se cumple el cincuentenario del fallecimiento de seis escolares que fueron arrastrados por una gigantesca ola. Eran alrededor de la 13.30 horas del 15 de noviembre de 1960. Un grupo de chavales, como muchos otros zumaiarras, miraba desde el espigón exterior el espectáculo que suponía la salida de la barra de un carguero, el 'Begoña', con su proa luchando contra el oleaje. De pronto, una gran ola impactó contra el espigón y arrastró a siete escolares. Sólo uno de ellos se salvó.

El suceso y varios testimonios de aquella trágica y negra jornada los ha recogido en un libro Iñaki Zorita, un bombero local que fue miembro de la Cruz Roja zumaiarra. Su título es 'Junta de Salvamento 15 de noviembre. Cincuenta años en el recuerdo'. Se edita en euskera y castellano, tiene unas 120 páginas y numerosas fotografías, cuesta 10 euros y se vende en la Biblioteca y la Oficina de Turismo de Zumaia.

En los capítulos del volumen describe la tragedia que ocurrió, basándose en testimonios directos de personas que se hallaban en aquel momento en el espigón. «Salía un barco de Zumaia con mala mar. Cuando la gente se enteró acudió al puerto a ver el espectáculo del 'Begoña' luchando contra el oleaje. Entre ellos, muchos escolares que a esa hora no tenían clase. Eran la 13.30 ó 13.45. Algunos se fueron hasta la punta del malecón. Entre ellos, nueve chavales. Cuando llegó una ola más grande de las habituales, dos de ellos se dieron cuenta y se cubrieron contra el muro. Pero los otros siete fueron arrastrados al mar. Seis se ahogaron y a Domingo Regalado le salvó Rudi Holke, un donostiarra que se lanzó al agua porque era un experto nadador, remero, un deportista completo», narra Zorita.

Uno de los cuerpos no apareció nunca, el del joven Pedro María García Aristondo, 'Sevillano' de sobrenombre. Los cadáveres de Ignacio Atxaga Aguirre (15 años), Jacinto Aguirrezabalaga Arregui (13 años), Manuel Urbieta Arrizabalaga (14 años), Tomás Mendizabal Echave (12 años) y Manuel Martija Mancisidor (13 años) fueron engullidos por el oleaje y tardaron días en salir a flote, una vez que las mareas se calmaron tras el paso del vendaval. «A partir de esa fecha empezaron a moverse algunas personas para crear una entidad de salvamento, que en ese momento no existía. Se puso el nombre de Junta de Salvamento 15 de noviembre, que fue el pionero del cuidado de las playas, que luego pasó a Cruz Roja».

Difíciles testimonios

Los testimonios que ha recogido proceden de personas que vivieron 'in situ' aquel trágico momento. «No ha sido fácil porque ha costado que lo recordaran, porque fue muy duro emocionalmente. He estado con familiares que no querían revivir la tragedia. Es normal».

Zorita aclara que «no pretendo hurgar el recuerdo ni escribir un libro morboso sino solamente recordar la tragedia y, también, que el libro sirva para que lo lea gente que te encuentras un día de temporal y se queja de que se haya cerrado el paso a lugares donde el oleaje pueda resultar peligroso y hasta mortal», recordando el reciente temporal que ha descalabrado parte de la costa guipuzcoana. «Somos tan inconscientes con los medios naturales que pretendo que no se vuelva a repetir, pero no quiero causar dolor».

El día posterior a la tragedia viene reflejado en pequeñas y emocionadas historias como los vecinos de Getaria, hermanados con los zumaiarras y con algún padre y madre oriundo de esta población, que fletaron todos los autobuses que pudieron para acompañar el duelo de todo Zumaia. Algunos se quedaron sin poder acudir a los funerales.

Otro tema del que se habló en esos días y que aparece en el libro es el argumento en contra de las voces críticas que no se explicaban que nadie se echara al agua a salvar a los chavales. «Era muy peligroso, por el estado de la mar. Se lanzó Holke porque era un experto nadador y sólo pudo salvar a uno», a Domingo Regalado de 14 años, rememora Zorita. «Luego quiso rescatar algún otro, pero no se veía a nadie entre el oleaje».

Incluso Ignacio Eizmendi 'Basarri', el histórico bertsolari y hombre de la cultura euskaldun de aquellos años, dedicó unos bertsos que el autor del libro incluye en su versión en euskera y adaptado a un poema en el de castellano, gracias a la labor de José Luis Padrón y otros que, como Javier Carballo, fotógrafo entre otras muchas actividades, han colaborado con imágenes e información de aquellos días en una Zumaia sumida en el luto.

El libro, los testimonios sonoros y la documentación obtenida por Iñaki Zorita van a quedar depositados en la Biblioteca Municipal de Zumaia, «accesible a todo el mundo», como recuerdo y homenaje a aquellos seis jóvenes que perdieron la vida de forma trágica y ante la vista de numerosos convecinos.

Cincuenta años después, el recuerdo de aquella tragedia, la mayor que ha sucedido en Zumaia, se mantiene. Cada año se celebra algún homenaje en esta fecha y hoy se les recordará ante la réplica de la placa que representa a una ola tragándose a los seis jóvenes, obra de Begoña Blanco. La memoria de Rudolf Holke, el rescatador también estará presente. Habrá asimismo una comida de familias y compañeros.

Fuente El Diario Vasco
Que lo sepaís modositos, que estoy en San Sebastián
Algunas fotillos
http://s1271.photobucket.com/albums/jj624/kixmi/
Mi blogggggg
http://xabatar.blogspot.com.es/