¿Sumideros de Co2 artificiales?

Desconectado Frente atlantico

  • Cb Incus
  • *****
  • 4979
  • Sexo: Masculino
  • la rosa de los vientos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #12 en: Viernes 16 Septiembre 2005 16:01:21 pm »
El futuro de antiguas explotaciones mineras asturianas podría ser convertirse en almacenes de dióxido de carbono (CO2). La empresa Hunosa ha mostrado interés por un proyecto del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), dependiente del Ministerio de Educación y Ciencia, para frenar el efecto invernadero y adaptarse al Protocolo de Kioto a través de un proceso no muy complicado que, en lugar de lanzar los gases a la atmósfera, permite inyectarlos a grandes profundidades.


El Ciemat, que cuenta con noventa millones de presupuesto para desarrollar el plan, ya está preparando una planta piloto en Ponferrada (León), dentro del proyecto de la Ciudad de la Energía, para desarrollar una tecnología que ya se está utilizando en Estados Unidos (EE UU). Ahora, el organismo busca almacenes naturales donde inyectar los gases. Y ahí es donde entra en juego Asturias. El presidente de Hunosa, Juan Ramón García Secades, anunció el pasado abril en Mieres, durante la celebración de unas jornadas técnicas sobre el agua organizadas por el SOMA-FIA-UGT, que la empresa ya tiene en marcha una serie de estudios hidrogeológicos para calibrar las posibilidades de utilización de sus minas para el secuestro del CO2.
La idea también cuenta con el apoyo de los sindicatos mineros, que en las conversaciones con el Ministerio de Industria sobre el futuro del sector introducirán un plan medioambiental que, entre otras cuestiones, incluye la localización de depósitos -tales como grandes acuíferos subterráneos o minas abandonadas- para su reconversión en depósitos de dióxido de carbono. El objetivo de los sindicatos es potenciar la aplicación de nuevas tecnologías que permitan la combustión del carbón en centrales térmicas con gran reducción de emisiones de gas de efecto invernadero, para cumplir con los requisitos establecidos en el Protocolo de Kioto.
El planteamiento de Hunosa y de los sindicatos mineros coincide con el proyecto que está poniendo en marcha el Ciemat, que ya dispone de la financiación necesaria para construir una central térmica experimental de carbón de cinco megavatios. A partir de ahí, el Instituto Geológico Minero (IGME) y el Instituto del Carbón se unirán al plan para definir las localizaciones de los almacenes de inyección de gases. En un principio, los técnicos del IGME barajan como posibilidades los mismos yacimientos en los que se obtiene el CO2, acuíferos inservibles para el ser humano, minas de sal o capas de carbón. Los depósitos deberían estar a una profundidad mínima de 800 metros.
De momento, las comarcas mineras asturianas están incluidas en un primer estudio de posibles localizaciones redactado por los especialistas del IGME, junto a determinadas zonas de Andalucía, Murcia, Castilla y León y el País Vasco.
Aunque los técnicos del IGME aseguran que los almacenes subterráneos de CO2 no son peligrosos, porque, según han indicado, se trata de un gas inerte, que no puede explotar y que, a su juicio, sólo es contaminante porque se emite demasiado, los colectivos ecologistas no están de acuerdo con el proyecto que lidera el Ministerio de Educación y Ciencia.
El grupo Greenpeace calificó ayer de «peligroso error» la posibilidad de almacenar CO2 bajo tierra y apostó por la sustitución de los minerales fósiles por energías renovables y eficiencia energética como «único camino» para que España consiga adaptarse al Protocolo de Kioto, algo que aún parece lejano ya que trata del país desarrollado que más se aleja de los compromisos tras haber triplicado ya el tope de lo pactado para 2012, con unas emisiones de dióxido de carbono que el año pasado alcanzaron las 345,7 toneladas.
El colectivo conservacionista asegura que el proyecto gubernamental «es una opción de alto coste que reduce la eficiencia de las centrales térmicas y que supondrá importantes costes adicionales a largo plazo». Además, Greenpeace también alerta de que el almacenamiento «podría dar lugar a fracturas de las rocas».

Un proceso sencillo que permitiría aprovechar el metano de los pozos.

El proyecto gubernamental para lograr el almacenamiento subterráneo del CO2 también permitiría un aprovechamiento del metano que hay en las minas. Se trata de un proceso que, en principio, no tiene por qué resultar demasiado complejo y que se irá perfilando en el centro experimental que se construirá en la localidad leonesa de Ponferrada.

El planteamiento comienza por la captura del CO2 en las instalaciones industriales en las que se genera, como, por ejemplo, las centrales térmicas. A continuación, se separa del resto de los gases y se comprime, hasta convertirlo en líquido. El siguiente paso consiste en su traslado al pozo, donde mediante un sondeo se alcanza la capa del carbón, a la que se le inyecta el CO2 mediante un bombeo desde el exterior.

A partir de ahí, el dióxido de carbono desplaza al metano absorbido con el carbón. El CO2 queda almacenado en el carbón, y el metano, ya liberado, es aspirado desde el interior de la explotación.

El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) tiene previsto investigar en el centro que habilitará en Ponferrada todos los aspectos relacionados con un proyecto que ya cuenta con una partida económica de noventa millones de euros. Entre otras cuestiones, se prevé la quema de carbón en condiciones limpias, además de ensayos sobre el secuestro del CO2 y su almacenamiento en minas.

El proyecto incluye la combustión de 20 toneladas de carbón al día, para lo que se utilizarán nuevas tecnologías, como el carbón pulverizado a presión.

Las previsiones iniciales apuntan a que el centro estará listo para entrar en funcionamiento en el plazo de tres o cuatro años. Además, dará empleo a un centenar de personas.

Los responsables del plan tendrán a su disposición los estudios que durante años se han llevado a cabo en la Empresa Nacional de Residuos Radioactivos (Enresa) en torno al almacenamiento subterráneo de los desechos de origen nuclear.
San Medel a 9 km al este de Burgos a 900 msnm

Desconectado alexis72

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 168
  • Sexo: Femenino
  • Los flojos son muertos que no pueden enterrarse
    • Del fin del mundo y otras cosas....
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #13 en: Viernes 16 Septiembre 2005 18:22:52 pm »
Claro y seguro ya vieron las consecuencias a largo plazo de su fabuloso plan....

Es el problema de la humanidad queremos solucionar los problemas que tenemos de inmediato y no nos ponemos a pensar en las consecuencias de las "soluciones".

Yo no sé pero supongo que el inyectar CO2 en el subsuelo en algo podría afectar ya sea a la vegetación, fauna o quien sabe si pudiera tener consecuencias geológicas.

Vayan ustedes a saber  >:(

Desconectado Aegis

  • La vieja guardia de Meteored
  • Cb Incus
  • *****
  • 3483
  • Sexo: Masculino
    • Noticias Arcera
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #14 en: Viernes 16 Septiembre 2005 19:13:42 pm »
El problema es que hemos puesto en circulación dentro del ciclo de carbono al CO2 proveniente de combustibles fósiles, y harán falta cientos de años para que se reabsorban en el oceano.

Los bosques no solucionan el problema, forman parte del ciclo. Las plantas absorben carbono, pero lo liberan al morir y descomponerse
Pamplona, 445 m.s.n.m

Desconectado Coldhearth

  • R.AR.O(Rare AeRial Objects)
  • Cb Calvus
  • ****
  • 2141
  • Sexo: Masculino
  • Dificil de convencer
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #15 en: Viernes 16 Septiembre 2005 23:36:45 pm »
Un articulo relacionado....

http://www.amazings.com/ciencia/noticias/160905a.html

Los Límites en la Absorción del CO2
16 de Septiembre de 2005.

Un modelo informático del clima, de una nueva generación de modelos que incluyen los efectos del ciclo del carbono en la Tierra, indica que existen límites para la capacidad del planeta de absorber emisiones de dióxido de carbono (CO2). Emisiones más rápidas de CO2 sobrepasarán esa capacidad, desencadenando efectos catastróficos.

Si la producción presente de carbono procedente de combustibles fósiles continúa sin ser reducida, al final del siglo la tierra y los océanos serán menos capaces de capturar carbono de lo que lo son hoy, indica el modelo. Ambos pueden absorber algo del incremento de carbono procedente de emisiones causadas por el consumo de combustibles fósiles, pero a medida que la tasa de emisión se acrecienta, estos sumideros se saturan y se hacen menos eficaces en retirar el carbono de la atmósfera.

"Si mantenemos nuestras actuales emisiones o las aceleramos, la tierra y los océanos no podrán retardar el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera como lo hacen ahora", advierte Inez Y. Fung, autora principal del estudio, y directora del Centro de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de California en Berkeley.

Actualmente, la tierra y los océanos absorben la mitad del dióxido de carbono producido por la actividad humana, que en su mayor parte procede de la quema de combustibles fósiles. Algunos científicos han sugerido que continuarán absorbiendo más y más CO2 a medida que las emisiones aumenten, haciendo que las plantas se desarrollen más y los océanos florezcan con mayor vitalidad.

El modelo de Fung, sin embargo, indica que la "biosfera que respira" puede absorber carbono sólo con una rapidez limitada. Más allá de cierto punto, el planeta no podrá seguir el ritmo de las emisiones de dióxido de carbono. La razón es muy simple. Las plantas tienden a crecer con una cierta cadencia, y aunque pueden acelerar hasta cierto punto con más CO2 atmosférico, esta cadencia está limitada por reacciones metabólicas en la planta, por disponibilidad de agua y nutrientes, y otros factores.

Además, las temperaturas crecientes y los aumentos en las frecuencias de la sequía disminuyen la toma de CO2 por las plantas a medida que éstas respiran menos para conservar el agua.

Este efecto negativo de veranos secos y calientes, anula los beneficios de primaveras calurosas y húmedas. Un calentamiento del clima no lleva necesariamente a una más alta tasa de captura de CO2 durante la estación de crecimiento, incluso en áreas templadas.

Los océanos exhiben una tendencia similar, aunque menos pronunciada. Allí, la mezcla por turbulencia es esencial para transportar el CO2 hacia el océano profundo, eliminándolo de la capa superior de 100 metros donde tiene lugar la absorción del carbono de la atmósfera. Con el aumento de las temperaturas, el océano se estratifica más, el proceso de mezcla se torna más difícil, y el CO2 aumenta en la superficie en lugar de en el océano profundo. Esta acumulación crea un gradiente inverso de presión, disminuyendo la absorción de CO2.

Información adicional en:

UC Berkeley
COLDHEARHT-Calahorra
Es mas facil seguir a la mentira que perseguir la verdad.
Busca preguntas y no te conformes con las respuestas.
Desde el 9-8-2003
https://www.facebook.com/cold.hearth.3

Desconectado Frente atlantico

  • Cb Incus
  • *****
  • 4979
  • Sexo: Masculino
  • la rosa de los vientos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #16 en: Martes 20 Septiembre 2005 20:38:46 pm »
Las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años demuestran que la explotación del metano en las capas de carbón resulta factible y que, además, permite liberar a la atmósfera de uno de los gases más potentes de «efecto invernadero»: es 21 veces más potente que el CO2 y, además, influye directamete en el calentamiento del planeta.


Junto a las potencialidades que ofrece el tratamiento del CO2 y del metano, las explotaciones carboníferas también tienen en estudio diversos aspectos relacionados con el aprovechamiento de los recursos hídricos acumulados en el interior de los pozos. Hunosa, la Universidad de Oviedo y el IGM tienen previsto iniciar de manera inmediata un trabajo para analizar la cantidad, la calidad y los posibles usos del agua de mina. Los expertos reunidos esta semana en Oviedo en el congreso de la Asociación Internacional de Agua de Mina han puesto de relieve la necesidad de controlar cuanto antes los almacenes líquidos del interior de los pozos, tanto para velar por que su calidad no se vea mermada como para evitar que pueda fluir al exterior de manera incontrolada, con un grave riesgo de inundaciones.

En principio, el agua de las áreas carboníferas del centro de la región dispone de una calidad más que aceptable, debido a la ausencia de piritas, que impide una excesiva oxidación. Jorge Loredo, del Departamento de Prospección de Minas de la Universidad de Oviedo, considera que, a la espera de los resultados definitivos del estudio que se va a emprender, los recursos hídricos admitirían un uso industrial y energético, algo que ya se ha conseguido en países como Estados Unidos o Inglaterra, además de regulador de los cauces fluviales de sus alrededores.
Es más, Jorge Loredo, encargado de organizar el congreso de Oviedo, no descarta que, llegado el caso y con unos tratamientos adecuados, el agua de las minas pudiera resultar asequible para el consumo humano. Sin embargo, a juicio del experto, ésta no sería una prioridad para una región como Asturias, en la que no se dan problemas relevantes de abastecimiento. Ahora bien, no cabe duda de que si el recurso se destina a la industria permitiría liberar una gran cantidad de agua que en estos momentos se aplica a ese uso.
El presidente de Hunosa, Juan Ramón García Secades, apuesta claramente por explorar todas las posibilidades de utilización de los pozos, tanto en lo referente al CO2 y al metano como a los recursos acuíferos. Ahora bien, en este último aspecto prefiere no lanzar las campanas al vuelo y esperar a ver qué concluyen los trabajos de investigación que están a punto de iniciarse.

Los sindicatos también ven con buenos ojos los caminos que ahora se emprenden, especialmente el SOMA-FIA-UGT, que ha iniciado una cruzada en pos de una nueva política del agua en la región. El sindicato organizó el pasado abril en el campus universitario de Barredo (Mieres) unas jornadas técnicas en las que su secretario general, José Ángel F. Villa, dejó clara su apuesta por explorar los depósitos hídricos subterráneos antes de proyectar la construcción de nuevas presas y embalses.

De problema a solución. Las explotaciones mineras asturianas pueden resultar fundamentales para alcanzar los retos que presenta el Protocolo de Kioto. Los proyectos en torno al CO2, el metano o el agua todavía están en pañales, pero las previsiones parecen halagüeñas. La mina abandona su tradicional color negro para ir adquiriendo, aunque sea poco a poco, un tono mucho más verde.
San Medel a 9 km al este de Burgos a 900 msnm

Desconectado Frente atlantico

  • Cb Incus
  • *****
  • 4979
  • Sexo: Masculino
  • la rosa de los vientos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #17 en: Lunes 10 Octubre 2005 13:05:25 pm »
El almacenamiento subterráneo de CO2 a grandes profundidades podría reducir "entre un 20 y un 40% de las emisiones de dióxido de carbono de aquí al año 2050", según un informe realizado por un grupo consultor de la ONU y presentado esta semana en la Conferencia Mundial del Clima de Montreal.


"Aunque las soluciones más importantes para la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático vienen de buscar fuentes de energía más limpias y eficientes, este informe demuestra que capturar y almacenar dióxido de carbono puede suponer una ayuda extra a esas nuevas energías", aseguró Klaus Toepfer, director del programa de medioambiente de la ONU (UNEP).

El estudio ha sido realizado por el Panel de Investigación del Cambio Climático, un grupo de expertos puesto en marcha en 1988 por la Organización de las Naciones Unidas. Según sus investigaciones, el almacenamiento de CO2 en formaciones geológicas podría ser una solución para entre el 15 y el 55% de las emisiones que se necesitan reducir para e4stabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero entre ahora y el año 2100.

Muchas de las tecnologías necesarias para llevar a la práctica este almacenamiento de CO2 ya están suficientemente maduras, incluyendo las aplicaciones que inyectan el gas en las formaciones geológicas. A pesar de eso, los expertos de la UNEP consideran que el proceso puede ser difícil de implantar, sobre todo a menos que los Gobiernos de los principales países contaminantes incentiven el uso de estas tecnologías.

De hecho, el gobierno español ya ha mostrado en varias ocasiones su apoyo al almacenamiento de CO2, aunque instituciones como Greenpeace consideran esta práctica "un peligroso error".

Según el informe presentado en la Cumbre, el almacenamiento de CO2 "es muy susceptible de reducir el coste global que supoinen las emisiones de gases de efecto invernadero y su efecto sobre el cambio climático, a la vez que contribuirá a estabilizar la concentración de gases en la atmósfera".
San Medel a 9 km al este de Burgos a 900 msnm

Desconectado Chuzo

  • Cb Calvus
  • ****
  • 1416
  • Sexo: Masculino
  • chuzos, chucillos y chuzacos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #18 en: Martes 11 Octubre 2005 02:20:34 am »
El problema es que hemos puesto en circulación dentro del ciclo de carbono al CO2 proveniente de combustibles fósiles, y harán falta cientos de años para que se reabsorban en el oceano.

Los bosques no solucionan el problema, forman parte del ciclo. Las plantas absorben carbono, pero lo liberan al morir y descomponerse

¿Como que los bosques no solucionan el problema? Está claro que es un ciclo, el del carbono, pero mientras los seres vivos (sobre todo vegetales) lo tienen "fijado" en forma sólida como plantas vivas, o en forma de materia orgánica en distintos estados, pues no está en la atmósfera en forma de gas. No todo aumento el CO2 proviene de los combustibles fósiles. Una grandísima parte proviene de la deforestación de gran parte de la tierra en el siglo XX.
Ahora, que me digas que reforestar Africa y el Mato Grosso es imposible hoy en día? pues sí, he de reconocer que es inviable al ritmo de consumo de hoy en día.
Aunque no estaría mal ir pensando en reforestar esta península pisoteada, mira....mucho CO2 no es que retuviera, pero algo influenciaría en  el clima local, para bien.

Un saludo
Albacete - Fac. de Medicina . 690 msnm

Desconectado Destrale®

  • Supercélula
  • ******
  • 6867
  • -Vincente Alberto-
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #19 en: Miércoles 12 Octubre 2005 21:10:46 pm »
Almacenar CO2 Para Luchar Contra El Efecto Invernadero.

Los científicos aseguran que podría almacenarse en ciertas formaciones geológicas y que la tecnología necesaria está disponible.
               
Por: RODOLFO GARRIDO COTHAM

Según un informe de más de cien expertos de treinta países que hizo público en Montreal el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la creciente emisión de dióxido de carbono —principal causa del calentamiento global— exige urgentes medidas contra el efecto invernadero. Las nuevas tecnologías, que capturan las emisiones de CO2 de fábricas y centrales térmicas para luego bombearlas a través de tubos en la roca o el fondo marino, podrían jugar un importante rol en la reducción del efecto invernadero, apunta el documento.


l almacenamiento subterráneo de CO2 a grandes profundidades podría reducir "entre un 20 y un 40% de las emisiones de dióxido de carbono de aquí al año 2050", según este informe realizado por el grupo consultor de la ONU y presentado esta semana en la Conferencia Mundial del Clima de Montreal. "Aunque las soluciones más importantes para la lucha contra el calentamiento global y el cambio climático vienen de buscar fuentes de energía más limpias y eficientes, este informe demuestra que capturar y almacenar dióxido de carbono puede suponer una ayuda extra a esas nuevas energías", aseguró Klaus Toepfer, director del programa de medioambiente de la ONU (UNEP). El estudio del IPCC, un grupo de expertos puesto en marcha en 1988 por la Organización de las Naciones Unidas, sugiere que el almacenamiento de CO2 en formaciones geológicas podría ser una solución para entre el 15 y el 55% de las emisiones que se necesitan reducir para estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero entre ahora y el año 2100. Muchas de las tecnologías necesarias para llevar a la práctica este almacenamiento de CO2 ya están suficientemente maduras, incluyendo las aplicaciones que inyectan el gas en las formaciones geológicas. A pesar de eso, los expertos de la UNEP consideran que el proceso puede ser difícil de implantar, sobre todo a menos que los gobiernos de los principales países contaminantes incentiven el uso de estas tecnologías. De hecho, el gobierno español ya ha mostrado en varias ocasiones su apoyo al almacenamiento de CO2, aunque instituciones como Greenpeace consideran esta práctica "un peligroso error". Según el informe presentado en la Cumbre, el almacenamiento de CO2 "es muy susceptible de reducir el coste global que supoinen las emisiones de gases de efecto invernadero y su efecto sobre el cambio climático, a la vez que contribuirá a estabilizar la concentración de gases en la atmósfera".
Cuando solo veas oscuridad cierra los ojos he imagina una estrella blanca. Ella te iluminará.

No permitas que te arrebaten el don de imaginar.

Desconectado Frente atlantico

  • Cb Incus
  • *****
  • 4979
  • Sexo: Masculino
  • la rosa de los vientos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #20 en: Domingo 29 Abril 2007 13:04:11 pm »
Parece que la idea de almacenar carbón se la están tomando en serio diversos paises y esta prosperando, sobre todo ojo a la planta que tiene proyectada construir los EEUU en Illinois que se llamará Futuregen, de la wikipedia:

"La captura y el almacenaje (CCS) del carbón es un acercamiento al cambio del clima de la atenuación capturando el bióxido de carbono (CO2) de fuentes grandes del punto tales como centrales eléctricas y posteriormente almacenándolo lejos con seguridad en vez de lanzarlo en la atmósfera. La tecnología para capturar del CO2 es ya disponible en el comercio para los emisores grandes del CO2, tales como centrales eléctricas. El almacenaje del CO2, por otra parte, es un concepto relativamente por probar y (2007) ningunas centrales eléctricas funcionan hasta ahora con un sistema completo de la captura y del almacenaje del carbón. Actualmente, el gobierno de Estados Unidos ha aprobado la construcción de la primera central eléctrica de CCS del mundo, FutureGen, mientras que BP ha indicado que se prepone desarrollar una planta de la captura y del almacenaje del carbón de 350 MW en Escocia, en la cual el carbón de una planta de gas natural del generador será pelado hacia fuera y bombeado en el campo de Molinero en el Mar del Norte.

CCS se aplicó a una central eléctrica convencional moderna podía reducir emisiones del CO2 a la atmósfera por aproximadamente 80-90% comparado a una planta sin CCS. El CO2 que captura y de compresión requiere mucha energía y aumentaría las necesidades del combustible de una planta con CCS en cerca de 10-40%. Éstos y otros costes del sistema se estiman para aumentar el coste de energía de una central eléctrica con CCS en 30-60% dependiendo de las circunstancias específicas.

El almacenaje del CO2 se considera en las formaciones geológicas profundas, océanos profundos, o bajo la forma de carbonatos mineral. En el caso de almacenaje profundo del océano, hay un riesgo grandemente de aumentar el problema de la acidificación del océano, un problema que también provenga el exceso del bióxido de carbono. Las formaciones geológicas actualmente se consideran los sitios más prometedores del secuestro, y éstas se estiman para tener una memoria por lo menos del CO2 2000 de Gt. IPCC estima que el potencial económico de CCS podría estar entre el 10% y el 55% del esfuerzo total de la mitigación del carbón hasta el año 2100.."
« Última modificación: Domingo 29 Abril 2007 13:06:16 pm por Frente atlantico »
San Medel a 9 km al este de Burgos a 900 msnm

Desconectado Frente atlantico

  • Cb Incus
  • *****
  • 4979
  • Sexo: Masculino
  • la rosa de los vientos
Re: ¿Sumideros de Co2 artificiales?
« Respuesta #21 en: Domingo 29 Abril 2007 13:10:48 pm »
Y en Europa el programa Castor que por ahora es experimental:

"El 15 de marzo, en Dinamarca, tuvo lugar la inauguración de la primera instalación en el mundo para eliminar el gas carbónico emitido por las chimeneas de centrales eléctricas de carbón.

Quizá se trate de un avance significativo en el combate contra los gases de efecto invernadero.

La experiencia en la zona de la central de Esbjerg, Dinamarca, tiene su relevancia puesto que permite columbrar una solución para contribuir a una reducción sensible de las emisiones de gas de efecto invernadero, las cuales son una de las causas del calentamiento global planetario. Inaugurado el 15 de marzo, Castor, una base industrial piloto llamada “captación del CO2” llevada a cabo bajo la égida del IFP (Instituto francés del petróleo) y de la Comisión europea, es la primera instalación que permite capturar el dióxido de carbono de las chimeneas de una central térmica para almacenarlo en el subsuelo en la central de Esbjerg en Dinamarca, donde está la ubicación del proyecto Castor.

Objetivo: enterrar el 10% del CO2 producido en Europa

¿Cómo limitar el volumen de CO2 emitido por las instalaciones industriales, como las cementeras, las eléctricas o las refinerías? Las refinerías serían las responsables de más del 60% de las emisiones mundiales de gas causante del efecto invernadero. La idea, concebida hace mucho tiempo, es recuperar el gas que producen estas industrias directamente en las fábricas implicadas y reinjectarlo en el subsuelo antes de que se difunda por la atmósfera. Es la vía llamada “captación y almacenamiento geológico”: “la más prometedora” según el IFP.

Aunque simple sobre el papel, en la realidad se topa principalmente con problemas de coste, que Castor parece resolver. Este programa, lanzado en 2004, aúna a 30 socios coordinados por el IFP con la finalidad de concebir desde ahora al 2008 tecnologías con vistas a la captura y almacenamiento de no menos del 10% del CO2 emitido en Europa, es decir, el 30% por ciento de las emisiones de las grandes intalaciones industriales.

En el plan técnico, Castor captura el CO2 de las emisiones de las centrales: se trata de una captación “postcombustión”. Las emisiones son dirigidas hacia un dispositivo que las absorbe y en el cual se mezclan con un disolvente. Al tener más afinidad química con las moléculas de gas carbónico que con los demás componentes, como por ejemplo el nitrógeno, el disolvente lo captura y deja el resto. De este modo, casi el 90% del CO2 es retenido por el disolvente, al que entonces se le llama “enriquecido”, y luego es dirigido hacia un regenerador. El regenerador es llevado hasta una temperatura de 120º C con la finalidad de romper los enlaces y liberar al gas, el cual es entonces aislado y transportado hacia el lugar de almacenamiento. El disolvente residual es reinyectado en el dispositivo absorbente para su reutilización.

Desde el punto de vista del coste, “se trata, ante todo, de tecnologías de captación que requieren aún notables progresos”, se subraya en el IPF. “Esta etapa, la cual representa en torno al 70% del coste total del proceso, necesita un aporte energético significativo que genera, a su vez, costes elevados y emisiones secundarias de CO2”. Por una parte, para separarlo de otros gases (el oxígeno, el vapor de agua y el nitrógeno), el CO2, que está débilmente concentrado en las emisiones a presión atmosférica, será testado con varios disolventes de la familia de las aminas, las cuales van a ser optimizadas. Por otra parte “el proyecto piloto pone a prueba un sistema de regeneración del disolvente con una cantidad de energía limitada. Los costes deberían reducirse significativamente”. Así pues, según el IFP, los procedimientos ya conocidos para la captura en núcleos industriales dan un coste de 50 a 60 la tonelada de CO2. Castor podría reducir este coste a la mitad, y capturar el gas al ritmo de una tonelada por hora.

“La puesta en marcha de este proyecto piloto representa una etapa importante”, insisten los especialistas del IFP. De hecho, el procedimiento es probado a gran escala y no solamente en laboratorio. Se podría así hacer una extrapolación industrial fiable.

Hay que decir que el tiempo apremia. Y que la competencia es dura, debido a múltiples proyectos lanzados en Europa y en los Estados Unidos sobre un concepto semejante de “central limpia”. Castor ve la luz del día casi al mismo tiempo que otro proyecto europeo llamado HypoGen, en competencia directa con el norteamericano FutureGen, para poner a punto una central térmica de carbón “limpia” que permite, no solamente, como aquí, separar el CO2 para el almacenador, sino también recuperar el hidrógeno tratándolo para su explotación como combustible. Con Castor, Europa experimenta, quizá, un gran avance."
San Medel a 9 km al este de Burgos a 900 msnm