Material astronómico. El prismático.

mandorlini

  • Visitante
Material astronómico. El prismático.
« en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:07:03 am »


Se llaman así porque desvian la luz por medio de prismas que alojan en su interior. Es como si tuvieramos dos telescopios en uno, visión binocular.

La razón del uso de prismas es para acortar la longitud que resultaría de no usarlos, y lo que se pretende es que sean portables, aunque ya pondré unos casos en los que no es del todo cierto.

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #1 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:07:39 am »
Ventajas:

Los prismáticos son un complemento imprescindible para el astrónomo, incluso para los que poseemos telescopios. Entre otras ventajas se pueden comentar:

Los prismáticos no son mas que dos telescopios unidos, eso sí, con pocos aumentos.

La gran comodidad que tiene observar el firmamento con los dos ojos abiertos. Parece una tontería, pero los ojos se muestran más relajados si ambos están abiertos contemplando la misma imagen. Además se incluye el hecho de la visión estereoscópica para la observación diurna.

A diferencia de los telescopios astronómicos, las imágenes que percibimos con los prismáticos no se muestran invertidas, lo que ayuda mucho a situarse espacialmente.

La comodidad de uso, sólo necesitamos sacarlo de su estuche, quitarles las fundas protectoras de las lentes, COLGÁRSELOS AL CUELLO y observar.

Existen fenómenos astronómicos que suceden de forma muy rápida, por ejemplo, la caída de un bólido o el paso de un satélite artificial brillante, en los que el uso de unos prismáticos se vuelve imprescindible ya que es muy difícil su seguimiento a través de un telescopio.

La contemplación de grandes extensiones del cielo u objetos del cielo profundo demasiado grandes para abarcarlos a través de un telescopio son objetos idóneos para los prismáticos. Es altamente recomendable realizar "viajes" por la Vía Láctea y dejarse perder. Algunos cúmulos estelares, como el Doble Cúmulo de Perseo, las Pléyades, la Gran y Pequeña Nube de Magallanes, el Cúmulo Omega... se disfrutan mejor a través de unos prismáticos.

Pese a que no sean indicados para la observación planetaria, pueden servir para contemplar los detalles más notables de la Luna, quizás ver las fases de Venus, las 4 lunas más brillantes de Júpiter y, en el caso de poseer grandes aumentos y aberturas, poder distinguir los anillos de Saturno.

Acoplados a un trípode pueden mostrarse esos objetos celestes a todo aquél que tenga curiosidad.

Para muchos, sobre todo para aquellos observadores ocasionales, la contemplación del cielo a través de un telescopio les suele suponer una gran decepción, esperan ver las estrellas mucho más grandes, esperaban más espectacularidad, reacción que no suele suceder cuando miran a través de unos prismáticos, es más, se muestran sorprendidos por las cosas que pueden llegar a ver a través de ellos. Pero todo ello es debido al desconocimiento. Para algunas cosas el telescopio es imprescindible e irremplazable, y viceversa¡¡¡.

Se guardan rápidamente y apenas si necesitan mantenimiento, pero se han de manejar con cuidado, evitar la exposición al Sol, al polvo, la humedad, etc.

Quizás unas de las ventajas a tener en cuenta es que, si decidimos abandonar esta afición podemos utilizarlos para otras funciones, cosa que no sucede si lo primero que hacemos cuando sentimos el gusanillo de la astronomía es comprarnos un super-mega-telescopio, que además hará temblar a nuestros bolsillos.

 
 
 

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #2 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:08:34 am »
Características.

Para la observación diurna (deportes, espectáculos, naturaleza) pueden servirnos cualquier prismático que tengamos por casa, pero para la observación nocturna es preferible (no imprescindible) poseer unos prismáticos 7x50 o unos 10x50. Bueno, si ya tienes uno no hace falta que te compres uno de los que recomiendo pero, si puedes, vale la pena. Y ¿qué es eso de 7 ó 10x50?. El primer número se refiere a los aumentos de los prismáticos, en este caso 7 o 10 ( los aumentos se representan con la X), y 50 se refiere al diámetro de los objetivos en milímetros, en este caso 50mm.


El neófito tiene la idea de que, cuanto más aumentos, mejor verá los objetos, pero pronto descubre que no siempre es así. La ventaja de los prismáticos es que nos ofrecen una ampliación de aquello que vemos en el cielo, pero si utilizamos muchos aumentos no sabremos reconocer en el cielo lo que estamos viendo a través de ellos. 7 ó 10 aumentos ofrecen la ventaja de contemplar una gran zona reconocible del cielo con los aumentos suficientes para descubrir objetos que a primera vista no podemos percibir, es decir, tienen un gran campo de visión. Cuantos más aumentos, menor es el campo de visión y nos costará mucho más poder encontrar objetos en el cielo. Mira la tabla que encontrarás más abajo para comprobar cómo varía el campo de visión al variar los aumentos. Fíjate que, por ejemplo, el campo de visión de unos prismáticos de 10x (10 aumentos) es de unos 7º: si tenemos en cuenta que el diámetro de la Luna es de unos 0.5º, el campo de visión sería el equivalente al diámetro de 14 lunas alineadas. Unos prismáticos de 15x ofrecen un campo de visión de unos 5º, es decir, unas 10 "lunas". Unos de 20 sólo ofrecen un campo de unos 3º (unas 6 lunas), demasiado pequeño para poder orientarnos con facilidad a través del firmamento. En la observación diurna el problema es menor porque podemos percibir muchos más puntos de referencia y difícilmente podremos desorientarnos, pero en el cielo sólo vemos puntos brillantes.


El campo de visión suele aparecer en los prismáticos.

1. En grados ( º).


2. En la extensión de la imagen que vemos a través de ellos para una distancia determinada.

P.ej:"91m at 1000m", es decir a una distancia de 1000m la extensión de la imagen es de 91m, lo que es equivalente a un campo de visión de unos 5.2º (por trigonometría; cotg(a)=91/1000=5.2º).

Más aumentos también implican mucho mayor peso. Quizás con los años, cuando el reconocimiento del firmamento no te suponga un reto, sí que podrías plantearte la posibilidad de comprarte unos prismáticos con más aumentos y un trípode para sujetarlos. Piensa que los aumentos ofrecen más detalles, con lo que ello conlleva: permite ver más grandes los objetos celestes pero también PERMITE APRECIAR MEJOR NUESTROS PROPIOS LATIDOS Y MOVIMIENTOS, haciendo que la imagen se mueva permanentemente, llegando incluso a marearnos.


Como regla general, aquellos prismáticos de más de 10 aumentos (10x) necesitan ser acoplados a un trípode debido a su peso.


Respecto a la abertura, cuanto más grande sea el diámetro de los prismáticos, más luz entrará y más objetos débiles podremos ver. También permite observar mejor los detalles en las imágenes que percibimos, la resolución es mejor cuanto más grande sea el objetivo y su calidad, pero nos encontramos con dos grandes problemas: cuanto más grande es la abertura más peso tienen las ópticas, llegando a un punto en el que sea imposible el estudio del cielo manteniendo los prismáticos únicamente con las manos (necesitaremos un trípode para mantenerlo quieto) y otro de los principales problemas es que el precio se eleva astronómicamente (nunca mejor dicho). Los 50mm del objetivo compensa la necesidad de tener una abertura útil con un precio no demasiado elevado.


la pupila se agranda en condiciones de poca luz, llegando a alcanzar los 7mm de diámetro. Lo ideal es que el diámetro del cono de luz que salga de los prismáticos, conocido como pupila de salida, tenga un valor parecido al que tienen nuestras pupilas en esas condiciones: si es mayor, parte de la luz se desaprovecha iluminándonos parte del iris, si es menor sólo podremos ver a través de ellos un pequeño círculo en el que no podremos contemplar toda la imagen que nos ofrece los prismáticos. Para conocer el valor de la pupila de salida en milímetros sólo hemos de dividir el diámetro de los objetivos (también en mm) entre el valor de los aumentos. Por ejemplo: en el caso de unos 7x50 dividimos 50/7= 7,14mm que es prácticamente el diámetro de nuestras pupilas en las condiciones en las que utilizaremos los prismáticos. Hemos de tener en cuenta que con la edad el diámetro del iris de nuestros ojos va disminuyendo hasta unos 5mm, que es la pupila de salida que obtendríamos con unos prismáticos 10x50 (50/10=5mm). Bueno, es recomendable que la pupila de salida de los prismáticos sea parecido al tamaño de nuestra pupila, pero no es una obligación . Por ejemplo, quizás para la observación astronómica desde una ciudad afectada por la contaminación lumínica (es decir, casi todas) sea preferible poseer unos prismáticos de 10x50 que unos de 7x50 por varias razones: en presencia de luz nuestras pupilas no se dilatan tanto y además esos aumentos de más hacen que la imagen que percibamos sea algo más oscura y aumente algo más el contraste.


Una forma rápida de saber si nuestros prismáticos son muy luminosos, o no, es elevar al cuadrado el valor de la pupila de salida, es decir, multiplicar ese valor por sí mismo. Por ejemplo, la pupila de salida de unos 10x50 es de 5mm, por lo tanto su luminosidad será 5x5=25. Unos 7x50 presentará una luminosidad de 51, serán más del doble de luminosos, con las ventajas e inconvenientes que supone. Unos 20x60 tienen una luminosidad de 9 y el cielo a través de ellos es muy oscuro, pero el contraste con las estrellas es mayor que con los 10x50.


Para los que llevamos gafas tenemos que tener en cuenta que la imagen se forme a cierta distancia de los oculares, porque si no tendremos que estrujar los ojos contra los cristales para poder ver algo, con la incomodidad que conlleva (jajaja). Tendrás que comprar aquéllos que te sean más útiles con las gafas puestas. Piensa que eso de mirar al cielo con las gafas puestas, quitárselas para intentarlo ver con los prismáticos y perderse constantemente es una locura.

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #3 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:09:22 am »
Comprarlos:

Bueno, ahora incluyo algunos consejos para cuando os decidáis a compraros uno. Es recomendable comprarlos en algún sitio en el que el que te los venda tenga un conocimiento de ellos al menos como los que tienes tú, cosa que no suele pasar en algunos hipermercados, bazares. etc. Si puedes ve a alguna tienda de material astronómico u óptico. Te podrán asesorar mejor. Cuantos más prismáticos tengan, mayor probabilidades tendrás de elegir aquéllos que mejor te sirvan. Además, tampoco hace falta comprarlos en la primera tienda que veas, si vas a más de una, quizás encuentres productos con una relación calidad-precio mejor. Bueno, ahí van algunos consejos:

Si puedes probarlos fuera de la tienda, es decir, mirando a algo lejano en la calle, mejor. Si decides comprarlos durante una tarde de invierno, quizás puedas comprobar cómo se ven enfocando directamente a alguna estrella.

Mira algo lejano y brillante, por ejemplo, el reflejo de la luz del Sol sobre alguna superficie metálica. Comprueba que la imagen enfocada de ese objeto no muestre colores alrededor del foco luminoso, si aparecen querrá decir que no son de la calidad deseable.

Mira hacia alguna superficie con tramado, por ejemplo, una pared lejana hecha de ladrillo. Si puedes distinguir perfectamente esa trama quizás se trate de unos prismáticos a tener en cuenta. Cuantos más detalles puedas ver, y con la menor deformación hacia los bordes de la imagen, mejor.

Mueve la ruedecilla central, el movimiento tiene que ser cómodo y sin saltos. Tampoco puede ser excesivamente suave, porque al contemplar a través de ellos y aproximarnos demasiado se desenfocarán. Prueba a enfocar perfectamente algo lejano. Luego muévelos situando los objetivos hacia arriba y hacia abajo (no lo hagas violentamente, no son maracas, jajaja) y vuelve a mirar a través de ellos. Si la imagen sigue más o menos enfocada quiere decir que el mecanismo no va demasiado suelto. Generalmente no se desenfocarán.

No hace falta comentar que ambos ojos han de ver la misma imagen. Piensa que si los ejes ópticos no están perfectamente alineados nuestros ojos tendrán que esforzarse para que la imagen se vea correctamente (tendrán que suplir la carencia que tiene el prismático) y de seguida padeceremos dolor de cabeza.

Evita aquellos que te aseguren que no necesitan enfocarse, suelen dar buenos rendimientos si no padeces ninguna disfunción ocular y si miras objetos más o menos cercanos, pero para largas distancias no son tan buenos. Piensa que en términos fotográficos estamos mirando al infinito.

Evita también aquellos que te ofrezcan una gama de aumentos diferentes, del tipo Zoom. Pueden ser útiles para la observación diurna, pero suelen presentar más superficies ópticas que eliminan mucha más luz.

Asegúrate que ambos tubos esténbien alineados, para ello aguanta los prismáticos con una mano y pasa la otra por delante de los objetivos mientras observas algo lejano a través de ellos: si notas saltos en la imagen, quiere decir que no están bien alineados.


Curiosamente aquellos prismáticos de mejor calidad suelen ser también los más ligeros, y por tanto la imagen se moverá menos y no nos saldrán agujetas

Entre las muchas ventajas que presenta Internet está la de poder conocer la experiencia de otras personas. En nuestro caso es aconsejable consultar los foros astronómicos en los que los propios aficionados comentan sus experiencias con unos prismáticos determinados. Incluso puede llegarse a leer experiencias de la misma marca o modelo que tienes en mente.

Tendremos que asegurarnos que los prismas sean del tipo BaK-4 (enriquecido en óxido de Bario), que ofrece menos absorción de la luz y más resolución que los prismas de los prismáticos más baratos, hechos en BK-7 ( borosilicato), o de peor calidad. Este dato no suele aparecer en los prismáticos. Los vidrios BaK-4 transmiten mejor y dispersan menos la luz que les llega, lo que se traduce en una imagen más contrastada y en imágenes más claras.
Una forma de saber si los prismas son BaK-4 o BK-7 es mirando a través de los oculares, pero a unos 30 ó 40 cm de distancia: desconfía de aquellos prismáticos que muestren un rombo grisáceo, o azulado, enmarcando la pupila de salida. Resulta que los prismas hechos de BK-7, o similares, no reflejan la luz en ciertos ángulos y por eso se forma el rombo que vemos. Eso se traduce en una imagen buena en el centro del campo de visión, pero en un empeoramiento hacia los bordes. En cambio, los prismas de BaK-4 reflejan toda la luz independientemente del ángulo en el que le llegue, por eso vemos los bordes redondos y bien definidos.


Las ópticas han de estar tratadas con capas antireflectantes. Estas capas hacen que las imágenes tengan más resolución, se puedan ver más detalles y no veamos destellos de luz debido a reflejos internos.


Ese tratamiento anti-reflectante es preferible que sea del tipo Fully multi-coated. La luz que entra a través de unos prismáticos tiene que atravesar muchas superficies ópticas. Sin ese tratamiento parte de la luz rebota en esas superficies y se pierde, aproximadamente, entre un 1.5% y un 2% de luz por cada superficie óptica, si tenemos en cuenta que unos prismáticos tienen unas 10 superficies ópticas, se pierde entre el 15 y el 20%, eso sin tener en cuenta que parte de la luz es absorbida por las ópticas. Pues bien, una superficie óptica con un buen tratamiento anti-reflectante sólo pierde un 0.5%, es decir, de la luz que entra a través de ellos sólo se pierde un 5%. Tanto en un telescopio como en unos prismáticos lo más importante es que entre la máxima luz posible para así poder captar objetos más débiles.
En los prismáticos puede que encuentres estas indicaciones respecto a las capas antireflectantes:



Coated: Algunas superficies de las lentes están tratadas con una capa antireflectante.

Fully Coated: Todas las superficies ópticas están tratadas con una capa antireflectante.

Multi-coated: Algunas llevan más de una capa antireflectante.

Fully Multi-coated; (Los mejores) Todas las superficies ópticas llevan más de una capa antireflectante.




Unos prismáticos ideales podrían ser:


Aumentos: 7x50 o 10x50 (11x80 cuando ya se tiene experiencia).

Tratamiento: Fully Multi-coated.

Material de los prismas: BaK-4.

Pero estos prismáticos son caros. No es del todo necesario que los que compres tengan que ser así.

Ten presente una cosa: te dará más satisfacciones unos prismáticos baratos que un telescopio barato. Es más, para que te puedas hacer una idea: los precios de unos prismáticos más o menos buenos equivalen al de un telescopio malo.


mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #4 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:09:56 am »
Enfoque:

Para obtener un mejor rendimiento a la hora de observar el cielo hemos de enfocar correctamente los prismáticos. Quizás el mejor método sea este;

Separa o acerca los dos tubos hasta que puedas ver cómodamente la imagen a través de los oculares.


Fíjate que bajo uno de los oculares aparece una indicación y una serie de números positivos o negativos (generalmente en el ocular derecho). Pues bien, tapa el objetivo correspondiente a ese ocular con la tapa, o con la mano, de tal forma que no pueda verse la imagen a través de él. Luego enfoca tus prismáticos correctamente mirando a través del otro ocular (el izquierdo). Generalmente suelen llevar una ruedecilla en el eje de unión de ambos tubos.

Una vez tengas bien enfocado la imagen (generalmente el tubo izquierdo) llega la hora de enfocar de forma correcta el otro tubo. Tapa el objetivo izquierdo, Y SIN MOVER LA RUEDA CENTRAL, enfoca correctamente la imagen utilizando la ruedecilla del ocular.

Generalmente el ocular derecho puede rotar para contrarrestar las diferencias en dioptrías de nuestros ojos (es lo que se conoce como regulación dióptrica), muévelo hasta enfocar correctamente la imagen.





Ya tenemos los prismáticos bien enfocados, quita la tapa y mira a través de ellos, comprueba que esténbien enfocados, sino acaba de ajustarlos.

Una cosa importante a tener presente a la hora de enfocar los prismáticos es la de no forzar la vista. Nuestros ojos tienen que estar lo más relajados posible porque si no, durante la observación, tendremos que forzarlos nuevamente.

Puede ser útil apoyarse contra algo, sobre todo si su peso no permite una contemplación continuada y cómoda del cielo. Si estás de pie puedes descansar tus brazos sobre tu pecho. Si puedes, siéntate en una silla con el respaldo delante de ti, de tal forma que puedas apoyar los codos contra él.



mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #5 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:10:35 am »
Observación:

Ahora llega la hora de pillarle el "truco" a los prismáticos. Puedes empezar con un objeto sencillo: la Luna. Cuélgate los prismáticos al cuello (esto es muy importante, si se te caen al suelo ya puedes plantearte la idea de comprarte otros), mira atentamente a la Luna y luego intenta encontrarla con ellos. Seguramente no la encontrarás a la primera, y tendrás que "escanear" el cielo hasta encontrarla. Comprobarás rápidamente que la luz que entra en tus prismáticos varía constantemente, sólo tienes que moverlos hacia donde percibas más luz, y de seguida la verás. Obsérvala y fíjate en la posición en la que se encuentran tus brazos, la inclinación de los tubos, etc. Ahora baja los prismáticos y vuelve a mirarla a simple vista, luego intenta encontrarla de nuevo con los prismáticos a la primera, seguramente no lo conseguirás. Repite este ejercicio hasta que, simplemente acercando los prismáticos a tus ojos, la veas. Entonces le habrás pillado el "truco". Habrás relacionado la altura a la que se encuentra el objeto con la posición que tiene que adoptar tus brazos y tus manos para poderlo ver.


Ahora llega la hora de observar algo más difícil. Elige la estrella o planeta más brillante que veas en el cielo y repite el ejercicio que hiciste con la Luna. Ahora es mucho más difícil, porque no te puedes guiar por los reflejos de luz que entran en tus prismáticos. Te costará algo más, pero lo conseguirás. Asegúrate que aquello que veas sea la estrella que has elegido. Puedes elegir alguna estrella que presente una cierta tonalidad, por ejemplo, Antares en Escorpio, Betelgeuse en Orión o Arcturus en el Boyero, que tienen una marcada tonalidad rojiza-anaranjada.
Vuelve a repetir lo de alternar la observación visual junto a los prismáticos hasta que apenas si te cueste encontrarlo. Ve cambiando de estrella. Con el tiempo, sólo tendrás que mirar algo en el cielo, ponerte los prismáticos delante de los ojos y ver ese objeto, sin apenas buscarlo. Como todo en la vida, la experiencia es vital.


La cosa puede ir complicándose, por ejemplo, sabemos que un cúmulo o una galaxia brillante se encuentra entre dos estrellas bastante distantes en el cielo. Pues bien, quizás con los prismáticos sólo podamos ver una de esas dos estrellas, tendremos que ir desplazándonos de una a otra con ellos y deducir más o menos dónde se encontraría el objeto que queremos encontrar. Piensa que las proporciones se conservan, aunque los aumentos sean diferentes. Por ejemplo, comprobamos en un mapa del cielo que un cúmulo brillante y extenso se encuentra entre dos estrellas, pero a 1/3 de una de ellas y a 2/3 de la otra, cuando miremos por los prismáticos tendremos que tenerlo en cuenta y buscar en la zona que esperaríamos verlo. Ese es el caso de M13, situado en la constelación de Hércules.
Una hoja de transparencias con el campo de nuestros prismáticos dibujados, sobre un mapa del cielo, puede ser una gran ayuda para no perdernos mirando el firmamento.

 
 
 

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #6 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:11:10 am »
Mantenimiento:

Al igual que cuando nos metemos en un coche nos ponemos el cinturón de seguridad, cuando uses los prismáticos ponte la correa al cuello para evitar que se caigan accidentalmente.


Después de la observación es recomendable ponerle las tapas a las ópticas, mover la ruedecilla central y la ruedecilla del corrector de dioptrías hasta que los oculares estén en su posición más baja (de esta forma evitamos forzar las partes mecánicas del enfoque dentro de la funda) y dejarlos dentro de la funda o la caja para evitar la humedad, el polvo y las rayadas.


Si hay muchas motas de polvo, podemos soplar con la perilla de las que se usan en fotografía pero no soples directamente ya que podrías lanzar gotas de saliva. Si no salen, podemos probar a quitarlas con mucho cuidado con bastoncillos de algodón (de los que se utiliza para la cera de los oídos). Piensa que la capa donde se depositan estas partículas es la capa antireflectante, que es muy delgada y delicada. Por eso, es preferible tener motas de polvo o suciedad que una óptica rayada.


En el caso de tener huellas, sobre todo si están en el ocular, hemos de tener mucho cuidado. Soplamos la superficie de la lente para evitar que haya pequeños granos de arena que puedan rayar la superficie, usamos agua destilada y un poco de jabón, empañamos una tela para limpieza de lentes y lo pasamos suavemente describiendo círculos siempre en la misma dirección. Vigila que el líquido no se meta por los bordes de los oculares o el objetivo ya que podría introducirse entre las ópticas e incluso dejarlas inservibles. A veces, con la humedad, pueden crecer hongos entre los oculares, vigila a la hora de limpiar las lentes.


Si durante la observación la humedad es tan alta que se han empañado las lentes, no las tapes, cúbrelas con una tela con mucho cuidado para evitar tocar las lentes. Si cuando llegues a casa aun siguen empañadas, déjalos toda la noche hasta que se evapore, pero nunca los tapes ya que el agua podría dejar marcas de evaporación que pueden afectar al tratamiento antireflectante. Esto también es aplicable para cualquier óptica, incluyendo los telescopios.


Puede ser una buena idea poner bolsitas antihumedad dentro de la funda de los prismáticos.


Si los tratamos con mucho cuidado pueden durarnos toda la vida.
 
 
 

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #7 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:11:47 am »
Ejemplos:

Prismáticos astronómicos:

7x35


10x50


Soportes:



mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #8 en: Jueves 18 Diciembre 2003 02:12:39 am »
El ferrari de los binoculares:

No os asusteis, sobre unos 10.000 euros  :P



Esto no es un prismático, son dos telescopios  ;D ;D ;D ;D ;D cada uno mide un metro y pesan en conjunto 18,5 kilogramos.


Saludos.

Desconectado StReLLitO

  • Sol
  • *
  • 4
  • ¡Amo YaBB SE!
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #9 en: Jueves 18 Diciembre 2003 20:44:26 pm »
alguien me podria decir como se distingue un satelite artificial cuando tas mirando al cielo??si lo miras cn unos prismaticos wenos se ve un pokito la forma o se ve un puntito mas grande ????? weno ya k tamos preguntando si alguien me puede decir k es un bolido de eso...

muxas graciassss  8)

mandorlini

  • Visitante
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #10 en: Jueves 18 Diciembre 2003 22:49:05 pm »
Para distinguir un satélite necesitas un objetivo de 25 cm por lo menos.

Desconectado Terral

  • VIEJA GUARDIA METEORED
  • La vieja guardia de Meteored
  • Supercélula
  • *****
  • 8079
  • Sexo: Masculino
  • EL BRUJO TERRAL MÁLAGA
    • BLOG TORMENTAS  Y  RAYOS  JOSE LUIS  ESCUDERO
Re:Material astronómico. El prismático.
« Respuesta #11 en: Miércoles 24 Diciembre 2003 23:38:21 pm »
hola amigo ,aun conservo el primastico que me regalaron mis padres por reyes cuando tenia 13 años ,es de 20x50 un zennit y la verdad que para mirar la luna se necesita un tripode porque si no te se va .
un saludo