Los ecologistas son un nuevo fundamentalismo

Desconectado Jose Quinto

  • El verano muere siempre ahogado.
  • Superclula
  • ******
  • 8721
  • Sexo: Masculino
  • Ese pequeo y palido punto azul.
Los ecologistas son un nuevo fundamentalismo
« en: Lunes 30 Mayo 2005 08:15:59 am »
Los ecologistas son un nuevo fundamentalismo

El libro The March of Unreason (La marcha de la sinrazn) ha levantado polmica en el Reino Unido. Su autor, el liberal-demcrata lord Taverne, carga contra los grupos ecologistas por ser un freno para la ciencia y un peligro para la democracia LONDRES. No es habitual que desde la izquierda se presente un alegato tan duro contra el movimiento ecologista, pero Dick Taverne, antiguo diputado y alto cargo gubernamental laborista y ahora miembro de la Cmara de los Lores por los liberal-demcratas, considera que organizaciones como Greenpeace se mueven muchas veces por dogmas que entorpecen el beneficioso desarrollo de la ciencia y suponen un peligro para las libertades democrticas. As lo expone en su polmico libro The March of Unreason, editado por Oxford Universtity Press. -Sus acusaciones no son polticamente correctas. -En ciertos aspectos no hay nada antidemocrtico en campaas para salvar las ballenas, lo que apoyo. Y es verdad que mucha gente que apoya a Greenpeace est preocupada por conservar el medio ambiente. Pero hay ciertos asuntos en los que no aceptan discusin, no admiten las evidencias cientficas. Es el caso muy claro de los cultivos modificados genticamente. Greenpeace dice que se opone a ellos de manera absoluta y permanente. Eso es una posicin dogmtica que creo peligrosa para la democracia. La democracia depende de la abierta discusin entre quienes estn dispuestos a cambiar sus puntos de vista si cambian los hechos. Personalmente pienso que los cultivos transgnicos son un gran beneficio para el gnero humano, y su aceptacin en Espaa es el camino que debe seguir el resto de Europa. La gente puede pronunciarse en contra. Examinemos el asunto, comprobemos las evidencias. Pero cuando se dice que no interesa la evidencia, Greenpeace, Amigos de la Tierra y otras organizaciones se convierten en un nuevo fundamentalismo, opuesto a la ciencia y la democracia. -Usted afirma que no es casual que la ciencia moderna naciera al mismo tiempo que la democracia liberal. -No es casualidad, porque la nueva actitud hacia la democracia es la tolerancia de no ser dogmticos en nuestros puntos de vista sino someterlos al cambio que pueden determinar las evidencias. Tambin histricamente se demuestra esa relacin entre ciencia y democracia. Las dictaduras del pasado, como la Alemania nazi y la URSS, negaron la libertad a la ciencia en importantes aspectos. Los enemigos de la democracia han sido tambin en muchos aspectos enemigos de la ciencia, que depende del criticismo y de la libertad de pensamiento. -Pero la gente suele simpatizar con las acciones de Greenpeace, algunas de ellas incluso violentas. -El movimiento ecologista forma parte del desarrollo de la sociedad moderna. El inters por el medio ambiente es una actitud de civilizacin. Pero la gente no se da cuenta de que los verdes han ido a menudo demasiado lejos; actan por fanatismo, no en funcin de las pruebas cientficas. Tambin son populares la astrologa y la medicina alternativa, pero no son algo con fundamento cientfico y pueden llegar a hacer dao. -No slo defiende, por ejemplo, los alimentos transgnicos, sino que incluso critica el creciente inters por los productos ecolgicos. -No hay pruebas de que los alimentos ecolgicos sean mejores que los producidos de modo convencional. No son ms nutritivos ni saben mejor, como ha sealado un informe de la Agencia de la Calidad Alimenticia britnica. La diferencia es si son alimentos frescos o no, y frescos tambin lo pueden ser los convencionales. Adems, hay productos qumicos naturales usados en el cultivo que son dainos para la salud, y otros sintticos que son muy buenos. Y en cuanto a los transgnicos, su cultivo mejora las cosechas de un 20 a un 50 por ciento y combate las plagas. Esto es muy importante para los pases en vas de desarrollo. -Crticas tan duras contra los ecologistas suelen venir de la derecha. -El debate sobre la ciencia no es derechas o izquierdas. Visto histricamente, la posicin de los verdes debera ser de derechas. Los nazis insistieron en los cultivos ecolgicos y Hitler se interes por la medicina alternativa, pero no se puede decir que quien hoy defienda esto sea nazi. En tiempos recientes, debido posiblemente a la relacin entre la biotecnologa y las grandes multinacionales, el movimiento verde se ha desplazado hacia la izquierda. Pero en realidad, los fundamentalismos ecologistas son de derechas.
Caminante, son tus huellas
el camino y nada ms;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrs
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.