Factores del clima y tipos de tiempo en España

Desconectado [email protected]

  • Cb Calvus
  • ****
  • 1588
Factores del clima y tipos de tiempo en España
« en: Jueves 18 Enero 2007 16:24:01 pm »
Los mecanismos que influyen sobre el comportamiento de la atmósfera son las causas que determinan los rasgos fundamentales o elementos caracterizadores de los climas y constituyen los denominados factores del clima. Se clasifican en tres grupos:

- Factores astronómicos

La situación latitudinal es el más importante. La península Ibérica, centrada en torno al paralelo 40º N, se localiza en el límite entre la zona cálida y la zona templada, más cerca del Trópico de Cáncer (23º 27´N) que del Círculo Polar Ártico (66º 33´N). Gran parte del territorio peninsular pertenece al mundo climático subtropical, en el que se integra plenamente el archipiélago canario.

Debido a su latitud, en la península Ibérica existe un período de máxima insolación en el solsticio de verano y otro de mínima en el de invierno, debido a la diferente duración del día a lo largo del año, da lugar a la estacionalidad térmica. Como el ángulo de incidencia de los rayos solares es distinto según la latitud, existen diferencias en la insolación total diaria y en la media anual (3,5 Kw/h/m2 en el norte y más de 5 Kw/h/m2 en el sur peninsular). Produce la variación de la temperatura.

- Factores geográficos

La proximidad a las aguas marítimas y oceánicas, con gran poder de regulación térmica, hace que en las áreas costeras de la península las temperaturas, sobre todo en invierno, sean más moderadas que en el interior. Pero, además, la corriente cálida del Golfo, en el Atlántico, hace que las temperaturas de las aguas atlánticas sean más altas de lo que les corresponde por latitud. Por otro lado, la corriente fría de Canarias, que se origina al oeste de las costas gallegas, acentúa, particularmente en las costas del archipiélago, la estabilidad y el tiempo seco.

El Mediterráneo es un mar cerrado que actúa como un almacén de calor, lo que origina un aumento de las temperaturas y la frecuente formación de situaciones depresionarias que pueden provocar intensas precipitaciones.

De cualquier modo, la influencia marítima se ciñe a las fachadas costeras y se debilita hacia el interior debido al relieve.

En cuanto a las masas continentales, durante el invierno llega la influencia del anticiclón frío de Europa, con aire seco y a bajas temperaturas. En el verano, especialmente, el aire cálido de África, sahariano, da lugar a temperaturas muy altas y acusada sequedad.

El relieve, da lugar a importantes modificaciones, relacionadas básicamente con la elevada altitud media y la compleja orografía.

La altura determina un descenso de la temperatura y un aumento de las precipitaciones. El gradiente térmico en las latitudes peninsulares es de unos 0,5ºC por cada 100 metros, lo que explica por sí la existencia de temperaturas distintas, más frías en los puntos más elevados, que las que corresponderían con la situación en latitud y, del mismo modo, que las temperaturas sean más bajas en el interior peninsular, más elevado, que en litorales y valles.

Pero también las precipitaciones varían con la altura: las masas de aire que llegan a la vertiente de barlovento de las montañas, al flanquear este obstáculo, sufren un enfriamiento adiabático y dan a lugar a lluvias orográficas; en la vertiente de sotavento, por efecto foehn, al descender la masa de aire, aumentan la temperatura y la sequedad.

La forma del contorno de la península Ibérica, escasamente recortado y sin importantes entalladuras, unida a la disposición periférica del relieve peninsular, dificultan la penetración al interior de la influencia marítima, que se limita a una estrecha orla costera.

- Factores dinámicos

Son los que determinan la sucesión de los tipos de tiempo y viene explicados por la propia dinámica de la circulación atmosférica. Así, los frentes bajo cuyo radio de acción se encuentra un territorio, se originan al entrar en contacto distintas masas de aire impulsadas por los centros de acción.

Los centros de acción más importantes que afectan a la península Ibérica son:

1. Anticiclón de las Azores. Pertenece al cinturón de altas presiones subtropicales y , situado al oeste de la Península, se desplaza en latitud al ritmo de las estaciones: en verano, hacia el norte ( a 40º- 45º N) y en invierno, hacia el sur (30º - 35º N). Da lugar a un tipo de tiempo seco y estable y es el que explica los contrastes verano-invierno.

2. Anticiclones polares del Atlántico. Se forman, sobre todo, en invierno y primavera, aunque pueden aparecer en cualquier época del año. Se originan por advenciones frías procedentes de las descargas de aire polar que se producen al final de una familia de borrascas y son responsables de situaciones de bloqueo.

3. Anticiclones del continente europeo. Se originan en invierno en el norte y centro de Europa por razones térmicas y, cuando afectan a la Península, provocan un tiempo seco y muy frío, con frecuentes heladas.

4. Depresiones de Islandia. De origen dinámico, se sitúa al sur de Islandia y dirige hacia la Península masas de aire frío marítimo, empujando a las perturbaciones atlánticas del frente polar que afectan en invierno.

5. Depresión del Golfo De Génova. Se forma por la advención de masas de aire frías desde Europa Central hasta el Mediterrráneo y puede verse reforzada por la presencia en altura de una "gota fría". Aparece, sobre todo, en otoño, aunque también puede aparecer en invierno y primavera.

6. Depresión de Azores. Choque de una masa de aire polar marítimo contra el aire cálido y húmedo del área de Azores, puede formarse en cualquier época del año y provoca lluvias generalizadas en el suroeste peninsular, sobre todo entre Noviembre y Abril.

7. Depresiones continentales. Son de carácter térmico y se originan en verano por el fuerte calentamiento del aire en contacto con el suelo. Su influencia sobre la Península, en los lugares más meridionales, se traducen en elevadas temperaturas y sequedad, pudiendo provocar olas de calor y tormentas locales en zonas montañosas.

Las masas de aire poseen unos caracteres térmicos e higrométricos bien diferenciados y reflejan las condiciones del lugar donde se originaron. Las que afectan a la Península fundamentalmente son:

1. Ártica marítima. Al originarse en la cubeta ártica, es una masa de aire sumamente fría y muy húmeda. Su presencia en la Península es poco frecuente. Provoca temperaturas muy bajas y relativa inestabilidad con chubascos de nieve.

2. Ártica continental. Se forma en las áreas más septentrionales del continente europeo. Extremadamente fría y seca, cuando llega en invierno origina fuertes heladas y olas de frío.

3. Polar marítima. Se forma hacia los 60º N, en el Atlántico. En su desplazamiento por el océano, se va cargando de humedad. Hay que distinguir dos subtipos: el frío (por encima del paralelo 50ºN) que origina un tiempo fresco con chubascos; y el cálido (desde el sector septentrional del A de las Azores), dando lugar a un tiempo nuboso y escasas precipitaciones.

4. Polar continental. Procedente del continente europeo. Origina un tipo de tiempo seco, frío y estable, con escasa nubosidad.

5. Tropical marítima. Se origina en el Atlántico, en el área de altas presiones de Azores. Siendo cálida y húmeda. En su camino hacia latitudes más altas sufre un enfriamiento por la base haciéndola más estable. Domina en la península en verano, aunque puede actuar en cualquier época del año.

6. Tropical continental. Se origina en el Sáhara, es muy cálida y de extrema esquedad. Pueden ocasionar olas de calor.

Un frente  es la superficie de contacto entre dos masas de aire distintas. Los frentes se desplazan provocando sus efectos sobre territorio.

1. Frente polar. Se establece en el contacto entre las masas de aire polar marítimo y tropical marítimo y es el reflejo en superficie de la corriente en chorro (jet stream en altura). Es el que más afecta a la Península, sobre todo en invierno (aunque en los últimos años no lo parezca :mucharisa:). Provocan precipitaciones generales a su paso.

2. Frente mediterráneo. Se forma por el contacto entre el aire polar continental y la masa de aire de la cubeta mediterránea. Actúa fundamentalmente en otoño.

3. Frente ártico. Se genera en la banda de contacto entre las masas de aire ártica y polar marítima. Afecta sólo de manera excepcional a la Península con temperaturas muy bajas.

4. Frente de los alisios. Se forma entre la masa de aire tropical marítima de Azores y la tropical muy seca del Sáhara. Sólo afecta a Canarias.

A continuación, los tipos de tiempo en la Península...

TIPOS DE TIEMPO EN LA PENÍNSULA IBÉRICA

El contacto entre dos masas de aire, origina un tipo de tiempo característico que se corresponde con una situación meteorológica específica. Por la posición de la Península, en los límites de transición entre latitudes templadas y las subtropicales, las situaciones pueden ser muy numerosas debido a los cambios de la circulación atmosférica. Los tipos de tiempo más característicos son dos básicos:anticiclónicos y ciclónicas (depresionarias).

-En invierno, la situación característica es la anticiclónica. Si bien es verdad que el alta de las Azores suele estar lejos, pueden afectarnos otros anticiclones: el del continente europeo, con aire seco y frío del nordeste, y el polar Atlántico, que ocasiona bloqueo y desvía el frente hacia el norte, y por ser húmedo en su origen, puede dar lugar a nevadas. En estas circunstancias anticiclónicas, el tiempo es frío y seco, con calma, cielo despejado.



Anticiclón de bloqueo



Anticiclón en europa mandando E-NE a la Península

Este tiempo seco de invierno alterna con el lluvioso, cuando llegan las borrascas frontales. Se deben fundamentalmente al frente polar.



Tiempo borrascoso invernal.



- En verano, avanza en superficie el Ant. de las Azores, que cierra el paso a las borrascas. El tiempo es cálido y seco. En España meridional puede aparecer un centro de baja presión por el caldeamiento del suelo, pero como el punto de saturación está alto, el cielo permanece despejado y las tormentas son muy locales. Puede producirse por el sur una advención de aire tropical continental, muy seco y muy cálido, provocando olas de calor.



Ola de calor de 2003



En primavera y otoño, la situación habitual es el tiempo borrascoso. Se trata de depresiones atlánticas con una circulación zonal del oeste, suroeste o noroeste, asociadas al frente polar. Provocan fuerte inestabilidad, con abundante nubosidad, vientos y precipitaciones que afectan más a las regiones que ocupan una posición más favorable frente a su trayectoria: el Cantábrico, el oeste peninsular y el Golfo de Cádiz.
En estas situaciones equinocciales, puede ocurrir que se produzca el aislamiento en altura de una masa de aire frío a la derecha de la trayectoria de la corriente en chorro y sin conexión con su fuente originaria de alimentación. Es la situación de "gota fría".



Tiempo inestable y borrascoso de primavera




Situación de gota fría en Octubre del año 2000



Bueno, esto es un ligero repaso de lo que todos (o casi todos) sabemos y que he creído que lo mejor es exponerlo, primero, para refrescar nuestro entendimiento de nuestro clima; y segundo, para que este repaso nos haga ver qué es lo normal y lo que no lo es tanto en la Península y en España en general con respecto a las situaciones que se producen. Si tenemos dudas de que una situación específica no es normal (o sí) en la Península sólo tenemos que acudir a este tópic y se nos aclararán las ideas.
« Última modificación: Jueves 18 Enero 2007 21:32:24 pm por [email protected] »