A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.

Desconectado Uldemó

  • Aik!
  • Supercélula
  • ******
  • 7510
  • Sexo: Masculino
    • Web de Beceite/Beseit
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #12 en: Jueves 22 Mayo 2008 17:02:42 pm »
Maldonado creo empezo a presentar el tiempo en 1986 por las mañanas, cuando TVE inicio sus emisiones matinales.

Sí, pero en los telediarios de por la tarde y noche fue en  1987 ;)
Saludos


Si señor; lo que no se es quien debia presentar en 1986 el Tiempo de la tarde y noche ¿Manuel Toharia? ¿Estaba todavia Pilar Sanjurjo?

Saludos!
Beceite/Beseit, comarca del Matarraña - TEruel.

Beceite: 580 m. de altitud y 690 mm de precipitación media. También estoy en Zaragoza.

Gota fria de octubre de 2000 en Beceite: 550 mm
http://www.spainsevereweather.com/ver-reportaje.php?id=153

Desconectado Pilgrim (el *****)

  • aka Mahougrim
  • Cb Incus
  • *****
  • 2687
  • Sexo: Masculino
  • Por favor, camarero: otra birra...
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #13 en: Jueves 22 Mayo 2008 17:41:19 pm »

je je je............ buceando por los insondables recovecos de internés me he encontrado con esto........ creo que no está nada mal............. ;D ;D ;D ;D ;D ;D

Es interpretable -evidentemente, pues no deja de ser una opinión personal en un blog :P :P :P- y, a veces, algo discutible en ciertas aseveraciones, pero en general es un resumen bastante aproximado y sospechosamente cuasi-certero, un retrato más o menos bien hilvanado a modo de resumen y a veces hasta con algún buen toque de humor ;D ;D ;D.



(sacado de http://bohornia.blogia.com/)


*********************************************

EL CAMPO Y LOS HOMBRES DEL TIEMPO


Una vez le oí decir a Gabriel García Márquez “cuando empieces a escribir y sientas que no sabes cómo arrancar la primera línea, pasa a la segunda línea”. Desde entonces Gabriel ha sido el padrino de todas mis “secundonas líneas”, que se libran así de deambular en la orfandad más absoluta. Pero hoy de lo que me apetece hablar es del tiempo, sí, de las manifestaciones meteorológicas que configuran el clima de una zona.

A mediados de los años cincuenta (1956) llegaron a España los primeros televisores gracias al reconocimiento exterior del Régimen franquista (atrás quedó la mítica frase de Salazar “orgullosamente solos”), sí, esos aparatos ruidosos en blanco y negro que dejaban atónitos a abuelos, padres e hijos ante el estupor de un invento nacido veinte años antes: ver en tiempo real imágenes captadas a cientos de kilómetros. TVE comenzó a emitir el 28 de octubre de 1956, como una televisión local de Madrid, con un radio de 70 kms: 600 receptores pudieron ver dos entregas del NO-DO, la actuación de los grupos de coro y danza de la Sección Femenina de la Falange, la del pianista Enrique Cubilles y la de la Orquesta de Roberto Inglez. Para 1961 ya tienía cobertura peninsular y en 1964 llegó a Canarias. Fue entonces cuando los hombres del tiempo, que desde fines del XIX habían transmitido sus arbitrarias previsiones meteorológicas a través de las hondas hertzianas, pasaron a tener un rostro visible, les pusimos cara a Mariano Medina y comenzamos a ver como exponían sus vaticinios no ya sentados en una mesa frente al micrófono radiofónico de RNE, sino ante un mapa de TVE, un mapa que resultaba enormemente extraño, solapado como estaba por unas líneas a las que se llamaban isobaras y que aparecían entre un mar de huevos fritos. Televisión Española necesitaba un hombre del tiempo para sus primeros informativos de la noche y fue el 30 de octubre de 1956 cuando Mariano Medina se estrenó en ese papel. Los mapas isobáricos y las previsiones las hacía él mismo con tiza sobre una pizarra y así salían por antena a través de los 40 televisores que había en España. La sección se titulaba Del observatorio a su receptor, pero como era un poco cursi se cambió por el de Tiempo probable, que tampoco le gustó a Medina; era demasiado oficial. Las primeras informaciones eran muy básicas, pero con los meses se incorporó la información marítima y, con los años, apareció una fotografía estática del satélite.

Por aquel entonces, lo más parecido a un sistema de predicción meteorológica eran los arcaicos medidores de presión atmosférica, humedad y viento (barómetro, higrómetro, anemómetro) con los que los meteorólogos lograban a lo sumo, atisbar el comportamiento meteorológico de las próximas horas. Todo lo que abarcase más allá del día siguiente era poco menos que pelar la pava con los televidentes.

Con la televisión nacía un nuevo mundo, el de la imagen, la sociedad del oído y la palabra, iba a convertirse en pocos años en la sociedad de la imagen en tres dimensiones. Había nacido una nueva sección televisada, la meteorología, que gozaba de una posición honor justo al final de nuestro Parte informativo de cada día, lo que hoy conocemos como Telediario. Señores entrajetados como Mariano Medina o Eugenio Martín Rubio lograron que muchos mayores que en su día se vieron privados de alfabetización conocieran por primera vez la fisonomía de España, cayeron en la cuenta de que España es una copia mimética del retrato de Federico di Montefeltro de Piero Della Francesca, con nariz pronunciada, casi diría imponente y señorial, pelo rizado con flequillo al más puro estilo The Beatles, y por si fuera poco, con coleta taurina y nuez pronunciada.

A la par que nacía la “imagen del tiempo”, se fueron perfeccionando las tecnologías de previsión meteorológica: después de que en 1957 Serguei Koroliov y Boris Chertok pusieran en órbita sobre la Tierra el Sputnik I (aquello más que una proeza fue un milagro, Moscú la propulsó y puso en órbita con el único ordenador que existía por aquel entonces en la URSS) con el único objetivo de demostrar que el sistema comunista los tenía mejor puestos que el sistema capitalista, la NASA se planteó darle alguna utilidad a los proyectos espaciales, al menos para justificar los inmensos gastos de la carrera espacial, que los nazis, sin saberlo, habían cimentado con los primeros misiles intercontinentales, los V1 y V2, apéndices de la frustrada “Operación Inglaterra”. Después de que los norteamericanos fueran pioneros en colocar una cámara fotográfica que hiciera instantáneas a la Tierra, pronto la NASA cayó en la cuenta de las aplicabilidades prácticas que ello tenía. Nacía así el primer satélite meteorológico, el Vanguard II, puesto en órbita el 17 de febrero de 1959.

Hoy todo es bien distinto, la totalidad del planeta está bajo la cobertura precisa de satélites de previsión meteorológica, cuyos datos se procesan en impresionantes agencias meteorológicas. Hemos avanzado mucho, pero en palabras de Julio Marvizón “toda previsión a más de tres días, sigue siendo ciencia ficción”. Y sin embargo, todos esos avances científicos, no se han visto acompañados de un aumento de la importancia de la meteorología en el espacio televisivo, todo lo contrario: tenemos los mejores medios de la historia para prever el tiempo y le dedicamos menos tiempo que nunca a explicarles a los ciudadanos la previsión meteorológica y a contribuir a su cultura climática. Ya no hablo de explicarles a los televidentes qué son las isobaras, por qué el viento de levante es seco, o qué es la gota fría, eso ya lo descarto por imposible, a lo más que llegan es a especificar la cantidad y calidad de la nieve en las pistas de esquí y el estado de los embalses cuando se acerca el estío y las ranas emigran de charca con cantimplora. Hablo de volver a recuperar la dignidad del momento del “tiempo” en los telediarios, de dotarlo de tiempo suficiente para que a quienes les va la vida en ello, puedan tener un acceso adecuado a esa información. Hablo de tener sensibilidad para con el medio y la agricultura y ser conscientes de la necesidad de lluvia.

La televisión ha sido siempre la voz de su amo, y su amo ha pasado de ser un Estado eminentemente agrario en los años cincuenta, donde la atención que se le prestaba a la previsión televisada del tiempo era lo más parecido al “prime time”, de ello ha pasado a ser un Estado con una economía moderna, donde prima el sector servicios. Y al sector servicios le importa el tiempo, lo que a Zapatero la niña de Rajoy, un bledo. Y si el bledo es soleado impertérrito, tanto mejor, así nos vamos con los niños a la playa.

El parte meteorológico de los telediarios está hoy en manos de urbanitas de ciudad hiperasfaltada, donde lo más parecido a una dehesa son los arbustos que ennegrecidos de dióxido de carbono y azufre sólo esperan una muerte lenta en los bulevares. El urbanita es un espécimen digno de un análisis perspicaz: en su jungla de cristales, titanio y asfalto se siente el amo del mundo, llega a creer en lo más profundo de su ser que todo cuanto acontece en la naturaleza puede ser amansado y controlado por la mano humana, que obedece por así decirlo a un orden antrópico. Asocia a la naturaleza la misma fiabilidad que a la nómina que cada fin de mes le espera en su cuenta bancaria sin margen de error. Es incapaz por tanto de imaginar que andando por el bosque una rama desgajada por el viento puede caer sobre su cabeza y aplastarle el cráneo con la misma facilidad que él estruja un papel. En su lugar piensa que algún técnico de la Junta habrá evaluado los riesgos de la zona y bajo ningún concepto el azar puede perturbar la normalidad cotidiana de su insulsa vida.

Con esa misma lógica apabullante, considera que el espacio dedicado a la previsión meteorológica es una “pérdida de tiempo”, bosteza cada vez que ve a Maldonado o Florenci Rey explicando con supina sabiduría algún secreto de la ciencia que tanto aman. Marginados de las pantallas, hoy en día es inimaginable que los hombres del tiempo se dediquen a escribir literatura meteorológica, como hacía Mariano Medina, con “El tiempo es noticia”.

Por ello, porque las cotas de audiencia se desploman si la previsión meteorológica va más allá de los escasos 2 minutos, la previsión ha quedado postergada a un apéndice raquítico en claro peligro de extinción. El urbanita sólo desea lo que él llama “buen tiempo”, sol y calorcito los 365 días del año. Su vida, donde el sentido de lo lúdico todo lo inunda, no contempla un fin de semana de lluvia o nieve, a las que él define como “mal tiempo”. Sólo se acuerdan de la lluvia y la necesidad de ésta cuando, como ahora, llevamos 4 años de sequía continuada. Eso sí, del agua del que se acuerdan es del “agua de boca”, o sea, del agua del grifo de su cocina. Lo que le ocurra al campo, al agro, a los cultivos, eso le es tan ajeno, que pertenece al submundo de viejos catetos con boina a los que creen conocer pos sus escapadas de fin de semana a hoteles rurales “con encanto”.

Por suerte o por desgracia me he criado en una casa donde el momento del “tiempo” tras el Telediario, ha sido siempre “sagrado e inviolable”. Ya pueden estar mis padres en el más profundo de los sueños de su siesta, que con sólo escuchar la sintonía que dedican a este espacio cualquiera de las cadenas privadas o públicas, sus ojos se abren con la rapidez del rayo y absorben cuanta información le es posible en el escaso intervalo que transcurre entre la maratoniana sección de Deportes y la publicidad previa a las bananeras telenovelas de turno. Todos hacemos mutis guardando un silencio sepulcral en el momento en que el hombre del tiempo pronuncia su parte meteorológico. Y todos comentamos a posteriori nuestras impresiones, a menudo desconfiadas, acerca de los pronósticos emitidos.

Como consecuencia de ello, en mi casa el tiempo meteorológico es como un bucle, se ve en todas las cadenas posibles, de forma cansina en doble sesión de tarde y noche, sin excepciones de ningún tipo. Porque en mi casa, como en todo hogar de agricultores, el tiempo es el único jefe, un jefe arbitrario, con reacciones imprevisibles a una semana vista, del que nunca sabes qué esperar, un jefe totalitario que o bien te premia con el cuerno de la abundancia o bien te fustiga con la más aplastante de las miserias.

El espacio de información meteorológica de La Primera de TVE (el único que con José Antonio Maldonado al frente, se salva de la quema) ofrecido tras la segunda edición del telediario del día 24 de marzo de 2003 fue el noveno programa más seguido en marzo, con una cuota media de pantalla del 28,7 por ciento y 4.907.000 espectadores (Noticiasdot.com).

No, no era Semana Santa, ¿entonces por qué pasa esto?. ¡Que piensen otros!.

*********************************************
"Lo hicieron porque no sabían que era imposible"

"¿Cuántos cestos de tierra tiene esa montaña? Si el cesto es grande.... uno."

Saludos desde Cuenca, alta cima de un nido de águilas.

febrero 1956

  • Visitante
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #14 en: Jueves 22 Mayo 2008 17:41:34 pm »
Maldonado creo empezo a presentar el tiempo en 1986 por las mañanas, cuando TVE inicio sus emisiones matinales.

Sí, pero en los telediarios de por la tarde y noche fue en  1987 ;)
Saludos


Si señor; lo que no se es quien debia presentar en 1986 el Tiempo de la tarde y noche ¿Manuel Toharia? ¿Estaba todavia Pilar Sanjurjo?

Saludos!

No sé decirte.... En Abril de 1981 y en Agosto de 1983 estaba Pilar Sanjurjo; lo recuerdo porque en Abril de 1981 tengo grabado en la memoria un mapa de la Península lleno de gotas y en agosto de 1983 a Pilar Sanjurjo con cara de circunstancias dando el pronóstico en las inundaciones del País Vasco, Cantabria, etc... a últimos de agosto :cold: :cold:
Saludos

Desconectado [email protected] kOnvektiOn ©

  • Valencia, Naquera
  • Supercélula
  • ******
  • 5411
  • Sexo: Masculino
    • ¿Qué tiempo hace?
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #15 en: Viernes 23 Mayo 2008 00:01:46 am »
Que recuerdos  :D,gracias por el video Uldemó, s2
¿Te gusta el seguimiento? http://www.quetiempohace.es

Desconectado Albertario

  • Cumulus Congestus
  • ***
  • 536
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #16 en: Viernes 23 Mayo 2008 08:19:49 am »
¡Vaya pinta de dandy que tiene el hombre! Desde mi punto de vista el mejor.
Another day, another failure.

Desconectado dani...

  • GEÓGRAFO
  • La Vieja guardia de Meteored
  • Supercélula Tornádica
  • *****
  • 35550
  • Sexo: Masculino
  • Mensajes sin lenguar letras: 1 y medio.
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #17 en: Viernes 23 Mayo 2008 09:23:55 am »
Que jovencico estaba. Cómo han cambiado los decorados y todo!!
BENASQUE (Pirineo aragonés). A 1.140msnm 
Zaragoza (Depresión del Ebro). A  220msnm 
       
La comarcalización mola mogollón; pero la Geografía mola más todavía.
http://casabringasort.com/blog-meteobenas/     @meteobenas      www.aramet.es
Datos de Benasque en tiempo real: http://casabringasort.com/estacion-meteorologica/

Desconectado meteonuba

  • Moderador/a
  • Cb Incus
  • *****
  • 4672
  • Sexo: Masculino
  • Explorando lo inexplorado
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #18 en: Viernes 23 Mayo 2008 14:32:37 pm »
Si se le ve muy joven. Sin duda alguna Maldonado es un crack y un referente para todos los aficionados a la meteorología. Una pena que se jubile.
Aracena (Huelva). 732 msnm. TM: 14,5º. PrecpM:1.030mm.  / Sierra de Aracena y Picos de Aroche, Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

Por las onduladas colinas vaga el viento, sin más testigo que la encina, la jara y el firmamento.
Por tus blancos pueblos el susurro del tiempo, que pareciera anclado en un transcurrir pausado y lento.
Tierra de secanos; trigo, siega, era y pan.

Antequera - Centro geográfico de Andalucía (550 msnm)

https://www.flickr.com/photos/[email protected]/

Desconectado Parungo

  • La vieja guardia de Meteored
  • Supercélula
  • *****
  • 9257
  • Sexo: Masculino
  • Par_un_go
    • MeteoItálica.com
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #19 en: Lunes 26 Mayo 2008 12:10:18 pm »
Acaba de salir en la primera en el programa EM,
explicando la situación actual de inestabilidad en
mayo...

y como siempre sentando catedra...

Desconectado fobitos

  • Supercélula Tornádica
  • *******
  • 17643
  • Sexo: Masculino
  • Muy rico en vitamina K y anticancerígeno
    • meteomóstoles
Re: A los seguidores de Maldonado y del tiempo por la tele. El Tiempo en 1990.
« Respuesta #20 en: Lunes 26 Mayo 2008 12:14:42 pm »
Menudo maldito teniamos encima :mucharisa:

http://meteomostoles.blogspot.com/
Desde Móstoles,a 670msnm. en twitter: @meteomostoles / No es meteorólogo solo el que predice.