OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985

Desconectado sudestada

  • Cumulus Congestus
  • ***
  • 666
  • Solares-Cantabria
Re: OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #96 en: Viernes 22 Octubre 2010 20:16:17 pm »
Pongo más datos;

Boca de Huergano:

Enero 1954: 15 días de nieve, 30 días de suleo cubierto

Febrero 1954: 14 días de nieve, 26 días de suelo cubierto

Ahora meto esto para Reinosa y Cantabria en general;

LA GRAN NEVADA DE ENERO-FEBRERO  DE 1954

Y en cuanto a nieve caída superó a todas la de 1954, porque a los 2,80 metros caídos en enero hubo que agregar 1,24 metros de febrero, cuando todavía quedaba mucho del mes anterior, juntándose los 2,5 metros sobre el suelo  

(declaraciones para Fontibre de Francisco Hernández)

     Estamos seguramente ante la mayor nevada en Cantabria de los últimos 200 años, muy posiblemente fue superior a la de 1888, y ésta ya parece que había sido mayor que las de 1830 y 1860. Las gentes de Campoo aún la recuerdan hoy como la gran nevada de los años 50, y no rememoran las nevadas de febrero de 1956, muy frío pero mucho menos nevador, sino que recuerdan la gran nevada caída entre enero y febrero de 1954. Se la recuerda sin duda como la mayor nevada del siglo XX, al menos hasta donde las gentes aciertan a recordar.

         Aquel año de 1954 se inició con un mes de enero muy revuelto, sobre todo en las regiones del norte peninsular, así lo atestigua el Boletín Climatológico Mensual publicado por el Instituto Nacional de Meteorología:

Días 1 al 3: “el área anticiclónica más intensa permanece al oeste del archipiélago británico, desde donde se extienden las altas presiones hacia el SO o sur. En el Mediterráneo occidental las presiones son relativamente bajas. En nuestra península, que es atravesada por algún frente frío, predominan los vientos de componente norte, y se registran temperaturas bajas, llegando las mínimas hasta los 12ºC bajo cero en Teruel el día 3”(...)

Días 4 al 8:   “siguen las presiones más altas al oeste de las Islas Británicas(...) En el Mediterráneo se forma un mínimo depresionario hacia las proximidades de Córcega y Cerdeña. Siguen las temperaturas bajas hacia Albacete, Cuenca Teruel y Soria. Continúan los vientos del norte. Nieva en la cuenca del Duero Aragón, Alto Ebro y puntos altos de otras regiones”(...) 

      Como podemos ver en estas descripciones de la situación sinóptica la circulación era claramente del norte en toda la península, afectando de lleno a Cantabria donde en su capital se producían chubascos de granizo los días 1, 4, 5, 6 y 7 del mes, así como chubascos de lluvia los días 9 y 11. En Reinosa se había iniciado la nevada la noche de fin de año de 1953 y el primer período del temporal se prolongó hasta el día 8 de enero. La situación tendió a mejorar hasta finales de mes cuando se inicia un nuevo recrudecimiento:

Días 28 al 31: “Otro centro borrascoso pasa desde el sur de Inglaterra al Mediterráneo. Las isobaras cambian en estos días de dirección (de NO-SE a NE-SO). Desciende la temperatura en los últimos días del mes. Descargan chubascos tormentosos y nevadas en Cantabria y Galicia. Nieva en las mesetas castellanas, Alto Ebro  y puntos de Aragón, especialmente los días 28 y 29”.     
 
    Sobre Santander capital descargan estos últimos días del mes tormentas y chubascos e incluso nieve el día 31. La situación en la provincia comienza a hacerse preocupante, el colapso de la red ferroviaria es ya un hecho igual que el aislamiento de los pueblos más altos de la zona sur de la región y el área lebaniega. En Reinosa después de los días relativamente bonancibles de mediados de mes la temperatura vuelve a descender y comienza a nevar el día 26, y arrecia la nevada a medida que nos acercamos al final del mes. A través de la  siguiente tabla observamos algunos datos de aquel mes de enero, que sería el preludio de la gran nevada que azotaría la región a principios de febrero.

TABLA 21 DATOS CLIMATOLÓGICOS DE ENERO DE 1954

Observatorios    MediaMensual (ºC)   Mínima absoluta (ºC)   Precipitación (mm)
Cabo Mayor (faro)   8.6   3.5 (día 31)   176.1
Reinosa   -0.6 (-2.8)   -9.8 (día 23/24)   245.6 (+111.6)Santander   8.2 (-1.1)   Sin datos   135.9 (+16.9)
Villacarriedo   6.2 (-1.5)   -4.0 (día 23)   343.6 (+164.6)
Torrelavega   7.1 (-1.2)   -1.5   199.0 (+95)


Observamos unas temperaturas inferiores a las normales para la época del año que estamos tratando, especialmente en Reinosa donde la media de aquel mes de enero de 1954 fue inferior en 2.8ºC a la normal de la serie 1911-1975 que es de 2.2ºC; en cuanto a las precipitaciones puede decirse que fueron superiores a las normales entre un 47% en el caso de Villacarriedo, un 45% en Reinosa y un 12% en el caso de la capital Santander. Fue por tanto un mes frío y lluvioso y en las zonas altas estas lluvias se convirtieron en nieve, tal y como podemos ver en el cuadro siguiente:

TABLA 22  DÍAS DE NIEVE Y LLUVIA. ENERO 1954.

Estaciones   Días de nieve   Días de lluvia (mm)
Corrales de Buelna   5   14 (285.7)
Reinosa   16   2 (245.6)
Santillana   3   16 (247.6)
Villacarriedo   7   12 (343.6)
Santander   1   18 (135.9)
El Escudo   14   6 (232.5)

Es digno de resaltar la gran cantidad de días de nieve que se registraron en Reinosa (16) y la importante precipitación que se acumuló durante todo el mes, lo que nos da una idea del espesor que tuvo que alcanzar la nieve durante este primer mes del año y teniendo en cuenta que lo peor estaba aún por llegar. En Santillana se registraron 3 días de nieve y en Santander 1, todos ellos al final del mes cuando la situación de componente norte se recrudeció de forma importante y aún lo haría más a principios de  febrero.
     La prensa regional comienza a destacar los problemas con que se encuentra toda la zona alta de Cantabria a medida que avanza el mes y la situación va empeorando:

 
  Día 30: “violento huracán azotó ayer nuestra ciudad con vientos de hasta 119 km./h. Vientos del NO que obligaron al cierre del aeropuerto de Parayas. Fuertes nevada en la parte alta de la región especialmente en Campoo y Liébana.”
 
     Llegaban informaciones de Potes dando cuenta del fuerte temporal de lluvia y nieve que hacía intransitables los caminos y producía graves inconvenientes en los pueblos más altos del valle. 
       El día 30 se mantiene el mismo tenor en los partes meteorológicos reproducidos por el Diario Montañés con temperatura mínima en Santander de 4.0ºC y máxima de 10.0ºC, vientos del NO fuertes e importantes precipitaciones de lluvia y granizo.
        Así las cosas llega el mes de febrero y la atmósfera de aquellos primeros días preparaba lo que fue una de las mayores nevadas del siglo. Los cinco primeros días del mes fueron los más intensos del temporal, como tantas veces recurrimos a la descripción certera del Boletín Mensual Climatológico:

 Dias 1 al 7: Hasta el día 6 hay una depresión estable en el Mediterráneo Occidental, originándose a veces mínimos hacia el golfo de Cádiz. Las presiones más elevadas aparecen generalmente sobre Escandinavia y el Atlántico, al oete de las Islas Británicas. Se originan corrientes aéreas del NE que dan lugar a intensos fríos sobre nuestro territorio  y precipitaciones en forma de nieve incluso en Andalucía y Levante, del 3 al 5. En los primeros días se originan también chubascos tormentosos, especialmente en Cantabria.
 
    A través de los mapas meteorológicos de los primeros días de febrero de 1954 podemos observar la evolución de la situación meteorológica en el momento más crudo de la ola de frío que azotó toda la geografía peninsular por aquellas fechas. Observamos una circulación claramente del NE y una gran lengua de aire frío que avanza sobre España y el sur de Europa canalizada por una profunda borrasca en el Mediterráneo occidental y un fuerte anticiclón hacia Escandinavia y las Islas Británicas.

      Cantabria se ve azotada aquellos días por un fuerte temporal de nieve que colapsa la actividad de toda la región, que genera numerosos problemas de abastecimiento, de comunicación y  de transporte.
      En su número del día 2 El Diario Montañés nos informa de la fuerte nevada en Bilbao (hasta 30 cms.),  de la congelación del río Manzanares a su paso por Madrid hecho que no ocurría desde hacía 20 años, de los –19ºC de temperatura mínima en La Granja de San Ildefonso, de los 2 metros de nieve en el puerto asturiano de Pajares, etc. Y lo que es más importante para nosotros nos detalla lo que ocurría en Cantabria: “Santander está aislada del resto del país, nieva desde el domingo día 31. El Escudo tiene paredes de nieve de entre 3 y 4 metros.  Los trenes se encuentran paralizados en Reinosa con alturas de hasta 1.50 metros sobre los rieles.” Y lo que es más sorprendente es el relato de la situación en la capital: “después del intenso frío que se dejaba sentir en los últimos días de la semana pasada, con lluvia y granizo, amaneció el día del domingo (día 31) nevando. Desde las siete de la mañana (...) para desaparecer luego y volver a formarse y hacerse firme durante la noche, en que nevó con más intensidad. Ayer amaneció toda la ciudad nevada, y durante todo el día, con ligeras pausas, continúo cayendo la nieve llegando a alcanzar en algunos lugares altos hasta 20 cms. de altura”.
      Tenemos una importante nevada sobre la misma ciudad de Santander, cuajando la nieve hacia el día 1 de febrero y continuando la nevada los días 2, 3, 4 y 5. Pero para darnos una idea más exacta de lo que ocurría en la capital de Cantabria, basta con leer el bando de la alcaldía santanderina del día 1 de febrero:
     
  “Se recuerda la obligación en que se encuentran los porteros y dueños de establecimientos comerciales e industriales de limpiar de nieve las aceras correspondientes a los frentes de las fincas en que presten sus servicios o de los comercios o industrias”.   

        Si la capital estaba bajo un manto blanco, ¿qué se podía esperar del resto de la región? Evidente es que la situación era casi desesperada porque caía nieve sobre la que ya había caído en enero y el temporal no remitía sino que arreciaba. Ya antes hemos visto que hacia el día 26 vuelve a nevar en Reinosa y no dejará de hacerlo hasta el día 7 de febrero. En Reinosa; no se puede habar de la altura general de la nieve, ya que mientras en algunos puntos existe un metro, en otros , más de estos que de aquellos, por efecto del viento, hay verdaderas montañas de más de 5 metros (...) incluso utilizando balcones y ventanas para salir a la calle a retirar la nieve que bloquea totalmente las puertas de sus domicilios”.  En las crónicas enviadas desde la capital campurriana se habla de sufrimiento y desmoralización entre los vecinos por las continuas nevadas que sufre año tras año la zona.
        La cosa no estaba mejor en Liébana, la altura de la nieve alcanza un metro en Potes (téngase en cuenta que está a poco más de 200 metros de altitud), y las comunicaciones y transportes con los pueblos del valle eran imposibles.
               
      El día 3 de febrero, “en Santander continúa nevando débilmente, empleados de limpieza y bomberos municipales se afanan en limpiar las calles. Cerrados puertos y ferrocarriles”.      La Temperatura máxima este día fue de 4ºC y la mínima de -3ºC   
En Reinosa se producía la visita del Gobernador Civil, un periodista del periódico Diario Montañés lo acompañaba y relataba luego para la prensa la odisea de la capital campurriana: “En algunos sitios, la nieve alcanzaba los 3 metros y en otros lugares, pasaba de los 5 metros. En varias calles los vecinos habían abierto túneles para poder  pasar de un sitio a otro”. La carretera de Palencia presentaba según la información del periódico hasta 7 metros de nieve en algunos sitios.   
       El día 4 en Reinosa continúa la ventisca y las temperaturas bajas (hasta –9ºC). El relato del corresponsal del Diario Montañés se hace nuevamente dramático, “es mínima la circulación de peatones pues los reinosanos se guarecen en sus casas y sólo salen al exterior en los casos indispensables. La ventisca hace imposible la visibilidad a dos metros de distancia. Pasa ya de 3 metros la nieve depositada en las calles. En la calle General Mola, la nieve alcanza ya la altura de los primeros pisos, habiendo sido preciso hacer unos túneles para facilitar el acceso a las viviendas”.
  En toda España la situación se hacía realmente extrema, hasta –9ºC en Irún, congelación del agua bendita de la pila de la entrada en la iglesia parroquial de esta localidad, no conociéndose otro caso igual; más de un metro de nieve en Burgos capital, -21ºC en La Granja (Segovia), y un largo etcétera.

         Continuaba la información en prensa el día 5; Campoo sigue totalmente bloqueado. El Gobernador Civil en su vuelta a Santander debe hacer a pie 11 kilómetros hasta Lantueno donde están las máquinas quitanieves bloqueadas y desde allí dirigirse a Santander capital donde cae una nueva nevadas el día 4 cubriendo de blanco la ciudad.  La provincia se halla totalmente aislada del resto de España  tanto por carretera como por ferrocarril.
      El día 6 se produce un hecho excepcional como es el traslado de una enferma de apendicitis y vecina del pueblo de Cabañas de Virtus hasta el hospital Marqués de Valdecilla. Seguimos el relato del enviado especial del diario Alerta: “A las tres de la tarde, con una copiosa nevada, llegué a Ontaneda, desde Puente riesgo para allá el automóvil derrapó muchas veces y se hizo preciso colocar un juego de cadenas en sus ruedas traseras. Cuando pregunté noticias de la expedición en el Cuartel de la Guardia Civil de Ontaneda un cabo me explicó que el teniente había salido al encuentro a caballo. El automóvil se negó a seguir más arriba. Fue entonces cuando tuve la suerte de encontrar el jeep de la Guardia Civil que se hallaba esperando la llegada del gobernador civil. En ese jeep conseguimos llegar hasta Entrambasmestas (…) Ocho fuertes castellanos abrasados por la ventisca, abrigados con guesas zamarras, portaban a Isabel García, joven madre de cuatro hijos, cubierta con guesas mantas y atada fuertemente a las parihuelas para evitar que se deslizara y cayera al suelo. Ocho hombres llevan sobre sus hombros, ayudados por sogas a la enferma. Hace tres días Isabel tuvo los primeros síntomas del ataque. El médico de Cilleruelo de Bezana no pudo verla hasta ayer. Su diagnóstico fue ataque de apendicitis, durante esa madrugada Isabel se agravó. Su marido Pedro Díaz, chofer de profesión fue al amanecer a consultar con su colega Antonio López. Así a las ocho de la mañana el pueblo entero supo la noticia. Hacían falta voluntarios para cruzar el Escudo, pasando neveros de siete y ocho metros, llegar hasta Luena, donde la carretera está libre. Desde Cabañas de Virtus a Luena hay dieciocho kilómetros a través de uno de los puertos más tortuosos y desapacibles de la península. Hasta Entrambasmestas donde la expedición enlazó con el jeep de la Guardia Civil los héroes del Escudo con doce grados bajo cero y la nieve por la cintura cubrieron veinticinco kilómetros en el curso de una admirable empresa de heroísmo difícilmente superable. (…) En la cota más elevada delpuertos, una cegadora ventisca envolvió a la expedición. De vez en cuando, Pedro díaz cambiaba la bolsa helada de su mujer, introduciendo nieve menuda en ella. Isabel García es castellana de mucho temperamento y procuro no entorpecer el avance sobre la tempestad. En Cabañas al salir, el médico le puso una dosis de acucilina y su primo el médico de Luena la esperaba en su pueblo para examinarla y a su vez ponerle una nueva carga de antibióticos. De Luena hasta las proximidades de Entrambasmestas los héroes del Escudo tuvieron la sensación de un paseo ante la meta próxima. Eran las seis de la tarde. Isabel García hasta Alceda donde aguardaba la ambulancia hizo el viaje en el jeep. (…) Finalmente en Alceda se hizo el trasbordo, ante la curiosidad de numerosísimas personas. Y ya de allí el coche clínico partió velozmente hacia Santander.” La enferma se recuperó satisfactoriamente. Vale la pena reseñar esta historia por lo que refleja de la época, de unos temporales que en aquellos años y dadas las condiciones en que se producían daban lugar de situaciones verdaderamente dramáticas a la vez que generaban una gran solidaridad entre las gentes.

 
      El temporal sólo comienza a remitir a partir del día 7 de febrero pero muy lentamente si tenemos en cuenta que aún este día nieva en Reinosa y los obreros espaleadores y las máquinas quitanieves no han conseguido abrir paso para el ferrocarril. Hasta el día 10 no se abre la carretera de Unquera a Potes por el desfiladero de la Hermida, ni se restablece el servicio de RENFE entre Madrid y Santander.
      Entre los días 8 al 15 hay una mejoría general del tiempo acompañada de una subida importante de las temperaturas, así lo refleja el parte del Boletín Mensual Climatológico:
     Días 8 al 15: Diversos centros depresionarios cruzan el archipiélago británico. Las altas presiones permanecen en el Atlántico, al suroeste de nuestra península. En todas nuestras regiones, atravesadas por diversos frentes, soplan vientos de componente oeste. Las temperaturas están por encima de las normales en esta época del año. Se origina abundante nubosidad y un régimen general de lluvias con algunos  chubascos tormentosos aislados al final de la quincena. Unicamente los días 8, 9, 10 y 12 no se registran precipitaciones dignas de mención en Cataluña, Levante y Sureste.                                             
     Después de esta mejoría se produce un nuevo empeoramiento, llegando a nevar en Santander capital los días 19 y 20,  aunque en este caso será de forma transitoria y debil.
                    Días 19 al 21: continúa la depresión mencionada del sur de Italia. Las altas presiones permanecen hacia el báltico, y las del Atlántico se van extendiendo hacia el este. Predominan los vientos de componente norte. Se registran chubascos tormentosos en Cantabria y alto Ebro, y lluvias en Galicia.
                     Días 22 y 23: siguen las presiones más elevadas al noreste del Báltico. En nuestra península el gradiente es débil y se debilita la presión. Un centro borrascoso se sitúa alejado hacia el Norte de las Islas británicas. El tiempo es bueno en todo nuestro territorio peninsular y se originan en muchas zonas nieblas y neblinas, generalmente matinales

     Fue desde luego un temporal excepcional, la altura de la nieve acumulada pocas veces se había dado con anterioridad y seguramente no se ha vuelto a repetir, un temporal que se produce después de  lo que había sido ya un mes de enero sumamente frío y nivoso  en toda la provincia, un temporal que dejó Cantabria aislada prácticamente durante dos semanas seguidas, un temporal que fue seguido de fuertes heladas que hicieron que la nieve no desapareciese en muchos sitios hasta bien entrado el mes de marzo (en Reinosa hasta el día 10), un temporal en definitiva memorable y seguramente irrepetible por mucho tiempo.
       
       De aquel mes de febrero de 1954 quedaron unas cifras verdaderamente extraordinarias, las reproducimos en la tabla siguiente:

TABLA 23 DATOS DE VARIAS ESTACIONES METEOROLÓGICAS EN FEBRERO DE 1954.

Estaciones   Temp. Media (ºC)   Min. Absoluta   Días lluvia   Días nieve   Precip. Total (mm)
Cabo Mayor   8.4   -0.6   18   3   184.5
El Escudo   0.6   -9.0   11   12   195.6
Reinosa   0.4. (-3.4)   -14.6   8   14   175.5 (+65.5)
Santander   8.4 (-0.9)   -3.0   18   7   171.7 (+81.7)
Torrelavega   6.9 (-1.8)   -2.5   17   6   177.0 (+93.0)
Villacarriedo   6.8 (-1.1)   -4.0   17   6   279.0 (141.0)
     
        Un breve análisis de estos datos añadidos a los del mes de enero, nos obliga a prestar especial atención al caso de Reinosa representativo de lo que ocurrió aquellos dos meses en las zonas más altas de la región; así Reinosa presenta para los dos primeros meses del año un total de 30 días de nieve (14 en febrero y 16 en enero), la acumulación en sus calles fue superior a los dos metros y puede concluirse que sin duda fue la nevada más dura de todas las que sufrió la capital campurriana a lo largo del siglo, peor que la de enero-febrero de 1953 (aunque esta batió el récord de días de permanencia del blanco elemento en las calles reinosanas),  y también peor que la de febrero de 1956 (aunque en este caso el frío fue más intenso), comparable sólo a la de 1888 como ya antes vimos aunque  de esta nos faltan datos concretos. De destacar es también la temperatura mínima absoluta (-14.6ºC) y la media mensual, 3.4ºC por debajo de la normal.
      Fue un mes de febrero muy duro agudizado porque se venía ya de un mes de enero también muy difícil meteorológicamente hablando; sumando las precipitaciones de los dos meses nos dan cifras muy elevadas para todos los observatorios, 622.6mm para Villacarriedo (lo normal hubieran sido 317 mm.), 307.6 para Santander (la media es de 209.0 mm. para el período 1931-60), 421.1 mm. en Reinosa (la normal 249.0 mm.) y así sucesivamente, teniendo además en cuenta que estas precipitaciones fueron en su mayoría en forma de nieve o granizo incluso en la capital santanderina. Fue, no cabe duda, un temporal extraordinario en duración e intensidad y fue sobre todo un invierno sumamente duro en su práctica totalidad.

Desconectado freakyman

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 294
Re: OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #97 en: Sábado 06 Noviembre 2010 23:00:36 pm »
Muchas gracias sudestada....es toda una currada. Gracias por los datos, y tal. Sin duda es flipante...me impresiona sobre todo lo de " más de un metro de nieve en las calles de burgos", pfffffffff en fin tremendo. Un saludo.
León...

Desconectado perrete

  • Cb Incus
  • *****
  • 4059
  • Sexo: Masculino
  • 3P+B POWER
Re: OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #98 en: Domingo 07 Noviembre 2010 00:41:38 am »
He estado repasando la hemeroteca de Euskalmet y he encontrado algunos datos que hay que coger con pinzas, pero que indican la dureza de aquellos días.

Noticias de El Diario vasco

Sabiñánigo -30ºC el 03/02/1954.

Candanchú -28ºC el 04/02/1954
Sabiñánigo -25ºC el mismo día.






  TOMATElo con calma     Vitoria-Gasteiz

Desconectado lahuecha

  • Cb Calvus
  • ****
  • 2069
  • Sexo: Masculino
  • Factor de Circulación
    • @Luisito1511
Re: OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #99 en: Jueves 21 Julio 2011 13:43:04 pm »
Ole por este reportaje  :aplause: :aplause:
----Lo peor que te pueda pasar es que no te pase ná----

Ribera del Ebro, Aragón

Desconectado krieg59

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 245
  • Sexo: Masculino
  • Valencia
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #100 en: Jueves 13 Octubre 2011 23:13:06 pm »
Lo primero felicitarte por el gran trabajo de recopilacion de datos, que es sencillamente impresionante. Lo segundo, es preguntarte si no te consta ninguna ola de frio en España en el invierno 1879-1880 que es cuando en Paris se llegaron a los -25º, y segun vi en wetterzentrale desde el 9-1-1880 hasta el 8-2-1880 la ISO 0º estuvo siempre en algun lugar sobre España. Por mi parte he intentado encontrar algo al respecto y solo sale informacion sobre el resto de Europa, pero nada de España.
Un saludo a todos.

Desconectado Vigorro...

  • FORERO TRISTE ALMERIA...
  • La vieja guardia de Meteored
  • Supercélula Tornádica
  • *****
  • 32357
  • Sexo: Masculino
  • Garbanzo negro del foro, vivo como una legumbre...
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #101 en: Jueves 13 Octubre 2011 23:39:53 pm »
Lo primero felicitarte por el gran trabajo de recopilacion de datos, que es sencillamente impresionante. Lo segundo, es preguntarte si no te consta ninguna ola de frio en España en el invierno 1879-1880 que es cuando en Paris se llegaron a los -25º, y segun vi en wetterzentrale desde el 9-1-1880 hasta el 8-2-1880 la ISO 0º estuvo siempre en algun lugar sobre España. Por mi parte he intentado encontrar algo al respecto y solo sale informacion sobre el resto de Europa, pero nada de España.
Un saludo a todos.

Yo te apunto algo... 8)

Diciembre de 1879 y Enero de 1880 fueron muy frios en buena parte de España... por ejemplo, en Zaragoza, Diciembre tuvo una media de 0'6º y Enero de 1880 de 1º... son los meses mas frios de Zaragoza seguramente en los ultimos 150 años... para hacerte una idea, Febrero de 1956 dejo una media de 1'2 en el aeropuerto y de 2'0 en la ciudad maña... en Madrid, otro ejemplo, Diciembre de 1879 dejo una media de 2'9 en el Observatorio Astronomico, mientras que Febrero de 1956 dejo una media de 1'9 en Retiro...

Son solo dos ejemplos, pero pueden darte pistas... creo que el frio extremo se restringio al noreste peninsular viendo los mapas de reanalisis, aunque sin llegar a los extremos de Francia o de otros frios historicos de España..

Desconectado evein

  • Cuando era pequeño, tenía la manía de meterme con el coche de mi padre en el túnel de lavado de vehículos con el fin de creer que estaba bajo una tormenta con sus rollos a los lados que me hacíancreer que estaba dentro de varios tornados
  • Cb Incus
  • *****
  • 2989
  • Sexo: Masculino
  • Mejor fecha de la historia: 12/4/1958
    • MeteoGuadix
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #102 en: Domingo 16 Octubre 2011 13:59:44 pm »
Referente a LA GRAN NEVADA DE ENERO-FEBRERO  DE 1954, añado mas datos, del Sur de la peninsula, que parece que nos olvidamos de esta zona, Sudestada.

La evolución de la ola de frio (aire polar continental del NE) desde el dia 29 de Enero al 6 de Febrero que sufre España peninsular fue una de las peores en el siglo XX.
En la primera década del 1 al 7 de febrero de 1954, España peninsular, cuenca mediterranea y toda Europa fueron invadidas por una intensísima ola de frio, haciendo descender los termómetros a valores excepcionalmente bajos.

Algunos registros termométricos:

DIA 29 destaca:

-2º en Ávila
-1º  en Teruel

DIA 30, destaca:

-4º en Ávila y Teruel
-2º en Cuenca

DIA 31 de Enero, las temperaturas siguieron descendiendo:

-8º en Burgos
-7º en Soria
-6º en Cuenca
-2º en Granada

*Cabe destacar los -18º en Santiago de la Espada (Jaen)

DIA 1 de Febrero:

-11º en Ávila, Cuenca y Pamplona
-10º en Burgos, León y Segovia
-7º en Madrid

*Cabe señalar los -24.8º en Sabiñánigo (Huesca) y -14.2º en la localidad de Guadix (Granada)

DIA 2 de Febrero:

-11º en Vitoria
-10º en Albacete y Ávila
-9º en Ciudad Real y Cuenca
-8º en León y Palencia
-7º en Granada

* Destaca los -22º en Castellfort (Castellón) y -22º en Candanchú (Huesca)
* La nieve llegó a Huelva y Sevilla, quedando ésta última en el suelo (30 cm)

DIA 3 de Febrero:

-15º en Cuenca
-11º en Segovia
-10º en ávila
-8º en Granada

* La nedadas se hacen generalizadas en muchas zonas de la costa de Andalucía , como Almería, Málaga, Jerez de la Frontera o Tarifa...

DIA 4  y  5 de Febrero siguen las fuertes heladas aunque ya la situacion mejora sinópticamente.

Destacan:

-11º en Soria y Granada
-10º en Burgos y León
-9º en Zaragoza y Salamanca





Guadix, Granada

Año hidrológico 2009/2010: 665 mm.
Año hidrológico 2010/2011: 374 mm.
Año hidrológico 2011/2012: 169 mm.
Año hidrológico 2012/2013: 491 mm.

Desconectado sudestada

  • Cumulus Congestus
  • ***
  • 666
  • Solares-Cantabria
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #103 en: Lunes 17 Octubre 2011 19:16:58 pm »
Enero - febrero de 1954 fue extraordinario como bien dices, porque a las nevadas intensísimas del tercio norte peninsular, se sumó luego una entrada de suroeste con nevadas excepcionales en sitio como Huelva.

Yo debo decir que tengo cierta predilección por esta ola de frío. Para mí las más a destacar son febrero - marzo 1888, diciembre 1917 - enero 1918 y enero - febrero 1954. Me refiero en cuanto a nevadas intensas. Y con la posibilidad de olvidar muchos episodios de gran intensidad. Pero si me he de "mojar" diría estas tres...

Un saludo cordial !!

Desconectado evein

  • Cuando era pequeño, tenía la manía de meterme con el coche de mi padre en el túnel de lavado de vehículos con el fin de creer que estaba bajo una tormenta con sus rollos a los lados que me hacíancreer que estaba dentro de varios tornados
  • Cb Incus
  • *****
  • 2989
  • Sexo: Masculino
  • Mejor fecha de la historia: 12/4/1958
    • MeteoGuadix
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #104 en: Lunes 17 Octubre 2011 19:26:04 pm »
Pues no te olvides de éste episodio: Finalmente el invierno 1838-1839 se dejó sentir sobre todo a partir del mes de febrero cuando el frío hizo su aparición de forma repentina con una irrupción de aire frío continental del NE que generó importantes pérdidas en los huertos de la zona levantina y fue seguida esta entrada fría de importantes nevadas que llegaron incluso a las costas del sur de Andalucía, Murcia y Alicante.
Guadix, Granada

Año hidrológico 2009/2010: 665 mm.
Año hidrológico 2010/2011: 374 mm.
Año hidrológico 2011/2012: 169 mm.
Año hidrológico 2012/2013: 491 mm.

Desconectado evein

  • Cuando era pequeño, tenía la manía de meterme con el coche de mi padre en el túnel de lavado de vehículos con el fin de creer que estaba bajo una tormenta con sus rollos a los lados que me hacíancreer que estaba dentro de varios tornados
  • Cb Incus
  • *****
  • 2989
  • Sexo: Masculino
  • Mejor fecha de la historia: 12/4/1958
    • MeteoGuadix
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #105 en: Lunes 17 Octubre 2011 20:25:52 pm »
LA GRAN NEVADA DE 1926 EN LA FACHADA MEDITERRÁNEA PENINSULAR

La nevada de los días 25, 26 y 27 de diciembre de 1926 en muchos puntos del levante español la podemos considerar como uno de los fenómenos meteorológicos más recordados del siglo XX, y no faltan motivos para ello. Según las referencias periodísticas, la nieve cayó con una intensidad poco habitual en numerosas localidades del este y sur de España, incluso en ciudades y pueblos costeros como Cartagena, Almería, Málaga, Torrevieja, Alicante o Sanlúcar de Barrameda, nada acostumbrados a este fenómeno meteorológico. En áreas interiores más elevadas del Levante español, donde este meteoro es algo más común, como la denominada Montaña de Alicante, la nevada alcanzó un volumen inusitado y tuvo unas repercusiones importantes para la vida cotidiana. La nevada precipitó en puntos de la península más habituados a este tipo de temporales de frío y nieve, como la meseta o la fachada cantábrica, pero curiosamente en esta ocasión la nieve no alcanzó los niveles de las regiones del litoral mediterráneo. En estas últimas se registraron consecuencias catastróficas en muchas localidades. A la presencia de un fuerte temporal de levante acompañado de lluvias de elevada intensidad horaria, rasgos propios del clima mediterráneo peninsular, se unió durante estas fechas el hecho de que dichas precipitaciones se produjeran en forma de nieve.
Desde el día 23 de diciembre una expansión de aire polar continental sitúa una vaguada de evolución retrógrada sobre el Mediterráneo Occidental y Península Ibérica, con depresión fría en su seno que se ubica sobre el sudoeste peninsular los días 24 a 27 de diciembre. Por encima de esta vaguada la circulación atmosférica coloca una dorsal anticiclónica que señorea el espacio sinóptico europeo, cuyo núcleo –1.040 mb- se sitúa sobre las Islas Británicas a lo largo de dichas jornadas. Precipitaciones de agua y nieve y bajas temperaturas nocturnas son generales, los días 26 y 27, en toda España. El Boletín meteorológico del día 27 de diciembre anuncia que “la península Ibérica y el Mediterráneo occidental se hallan bajo el efecto de una perturbación atmosférica que produce nevadas en España”. La entrada de vientos de levante es constante en toda la fachada mediterránea española, hecho que fue reflejado con profusión por la prensa.
Aunque se menciona reiteradamente el dato de que la nevada fue general en toda la península ibérica y especialmente en toda la vertiente mediterránea, ésta fue especialmente intensa, según la prensa, en el sudeste, especialmente en las provincias de Alicante, Murcia y Almería. Descuellan las cifras alcanzadas en las ciudades de Alcoy y Murcia –más de un metro de espesor y 2,10 en algunas de las sierras cercanas al municipio alicantino- acumuladas en 36 horas. Son significativos por lo inusual del fenómeno los espesores alcanzados en Alicante (25 cm.), Orihuela (40 cm.) y Sax (50 cm.). No se dan cifras precisas pero la prensa de la época cita la presencia de abundante nieve en calles y campos en Játiva, Onteniente, Villena, Caudete, Torrevieja o Elche. En otros puntos del litoral valenciano (Valencia, Castellón, Burriana, Alboraya o Peñíscola) y del archipiélago balear se habla más de la intensidad de la lluvia y de la violencia del temporal de viento, aunque no faltan referencias a la abundante nieve en poblaciones del interior levantino, destacando los 50 cm. de espesor alcanzados en el municipio castellonense de Benasal. Como datos de temperatura extremos se pueden mencionar los –7ºC de Alcoy o el grado bajo cero de Valencia. En Barcelona se registra una  mínima de 2ºC y se destacan chubascos especialmente intensos de lluvia y nieve en Tarragona y Gerona. En la mañana del día 27 de diciembre Unión Radio Madrid transmite la noticia del fuerte temporal en toda la península, aunque se mencionan pocos datos precisos referidos a espesores, del intenso frío padecido en la capital de España   (-9ºC), y se señala que la nevada se prolonga ya dos días en Segovia donde se registran  temperaturas de –13ºC; asimismo se indica el dato ciertamente espectacular de que la nevada se prolonga ya dos días en Sanlúcar de Barrameda, alertando del epesor alcanzado que llega a hundir varias buhardillas. Este es el punto más meridional de la Península Ibérica donde hay referencias de la abundante nieve, dato por lo demás enteramente creíble si lo contrastamos con las temperaturas registradas en Huelva         (-1ºC) y en Algeciras (1ºC). En el Cantábrico Oriental los espesores de nieve en San Sebastián y Bilbao oscilan entre los 30 y los 40 cm., altura destacable en estos municipios litorales. En Vitoria, localidad más acostumbrada al fenómeno, las acumulaciones de nieve son similares, de ahí que no se considerase una gran nevada. Las temperaturas registradas en las capitales vascas oscilaron entre los –7ºC de San Sebastián y los –3ºC de Vitoria. Otras temperaturas mínimas destacables a nivel peninsular son los –14ºC de Ávila o los –9ºC de Logroño, o el 1ºC de Santiago de Compostela o Almería.
A consecuencia de la abundante nieve caída las comunicaciones del área mediterránea, resultaron muy afectadas, tanto por mar, a causa del temporal de levante que destruyó gran cantidad de instalaciones portuarias y embarcaciones, como por tierra, a causa del enorme espesor de nieve. Se interrumpieron las comunicaciones con la meseta y quedaron aislados numerosos pueblos interiores durante varios días. Las noticias sobre descarrilamientos de trenes, el bloqueo de las carreteras, la interrupción de los servicios postales, telegráficos, telefónicos y eléctricos a causa del temporal de nieve son abundantes en la prensa de esos días. La “gran nevada” provocó problemas de abastecimiento que dispararon los precios de alimentos de primera necesidad en algunos puntos especialmente afectados por la incomunicación como Alcoy o Murcia. El frío, la nieve y las inundaciones ocasionaron también graves problemas en campos de cultivo, especialmente en áreas litorales. No podemos dejar de citar las repercusiones especialmente graves en viviendas e instalaciones industriales en aquellos puntos donde los espesores de nieve se acercaron o sobrepasaron el metro de espesor. En Murcia la cantidad de nieve acumulada provocó el hundimiento de las techumbres de numerosas viviendas, con lo que mucha gente se quedó sin cobijo. La ciudad de Alcoy y los pueblos de su comarca sufrieron una gran ruina económica a causa de la destrucción de muchas industrias, ampliamente reflejada por la prensa local. Aunque la valoración económica de los daños producidos por el temporal en las regiones más afectadas es difícil de realizar, sobre todo en esta época, puede resultar indicativa a guisa de aproximación la siguiente referencia aparecida en La Gaceta de Levante, Diario Independiente de Alcoy, el 26 de enero de 1927: “Con destino a los damnificados por los últimos temporales se han distribuido las cantidades siguientes: Gobernador Civil de Murcia, 25.000 pesetas, Id de Alicante, 15.000, Id de Valencia 10.000...El total general de las cantidades distribuidas por todos conceptos, asciende a 700.750 pesetas.”
La nevada de las navidades de 1926 es, junto a los sucesos de febrero de 1956, navidad de 1970 y enero de 1985, uno de los episodios de frío más importantes entre los padecidos en tierras ibéricas a lo largo del siglo XX.

Tomado de Enrique Moltó Mantero “La gran nevada de las navidades de 1926 en la fachada mediterránea peninsular”, en Riesgos Naturales (Francisco Ayala-Carcedo y Jorge Olcina Cantos, coords.) Editorial Ariel. Colección. Ariel Ciencia, 2002.
Guadix, Granada

Año hidrológico 2009/2010: 665 mm.
Año hidrológico 2010/2011: 374 mm.
Año hidrológico 2011/2012: 169 mm.
Año hidrológico 2012/2013: 491 mm.

Desconectado geógrafo

  • Cumulus Húmilis
  • **
  • 310
  • Sexo: Masculino
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #106 en: Jueves 17 Noviembre 2011 19:19:37 pm »
Hola!

No había visto este trabajo hasta hoy y...te felicito SUDESTADA!! Es fantástico.

Si me permites voy a añadir algo más de información sobre los efectos de varios de los episodios que has relatado en mi provincia, Granada.

El episodio de febrero de 1954 trajo consigo la mayor nevada recordada en el litoral granadino. Nevó copiosamente la noche del 2 al 3 de febrero a nivel de mar, acumulándose más de un palmo de nieve sobre calles, tejados y playas. Se helaron las acequias de la Vega de Motril-Salobreña y los daños en el cultivo de la caña de azúcar fueron muy graves. Debido a la persistencia de las bajas temperaturas, la nieve aguantó hasta tres días en algunas laderas de Salobreña, a nivel de mar. En el resto de la provincia la nevada colapsó las comunicaciones en la mayor parte de la red viaria. En la capital granadina, cubierta por un grueso manto blanco, se alcanzaron los - 13 ºC.

En las Navidades de 1970-1971, como ya se refiere en el genial artículo de SUDESTADA, fuertes nevadas azotaron la Vega del Genil, incluida la capital granadina, así como la mayor parte de la provincia, con importantes acumulados los días 28, 29 y 31 de diciembre. Especialmente recordada en Granada es la nevada de aquella Nochevieja, amaneciendo la ciudad completamente nevada el día de Año Nuevo. El día 3 de enero los termómetros se desplomaron hasta los - 13 ºC.

El episodio de febrero de 1983 desencadenó nevadas copiosas en todo el territorio provincial alcanzando incluso los cerros próximos al mar en el litoral. Se alcanzaron los - 7 ºC de temperatura mínima en Granada, no muy baja teniendo en cuenta las registradas en otras irrupciones polares.

En enero de 1987 el temporal se cebó con Granada, acumulándose en la capital más de 20 cm de nieve tras casi un día completo de nevada persistente. Al quedar despejados los cielos, se alcanzó el día 16 la más baja temperatura registrada: - 14,2ºC  (anotada en el Aeropuerto con datos tan solo desde 1972). La nieve aguantó varios días y los daños en cultivos de invierno y, especialmente, en el olivar fueron notables.

En el caso del episodio de enero de 2005 hay que destacar que probablemente fue el cuadrante sureste el más afectado por la irrupción polar. De hecho la temperatura más baja en altura sobre gran parte de Europa se encontraba sobre la vertical del sureste peninsular la mañana del día 27, lo que explica el registro de severas heladas en Granada: - 11 ºC en la capital, - 15 ºC en algunas localidades de su área metropolitana, - 19 ºC en la comarca de Los Montes, - 20 ºC en Gor y en torno a -30 ºC en diferentes puntos de Sierra Nevada. Se sucedieron ligeras nevadas en el interior durante la noche (convirtiendo las calles en auténticas pistas de patinaje) y, a primeras horas de la mañana, a las fuertes heladas se unió el desarrollo de algunos focos tormentosos en la franja litoral que desencadenó una copiosa nevada desde Motril hasta La Rábita (con continuidad hacia Almería). Se acumularon hasta 5 cm de espesor, e incluso más, en algunos puntos a nivel de mar, cubriéndose de blanco gran parte de la Costa Tropical granadina. Graves daños por el frío en los cultivos de subtropicales e incluso en los cultivos de invernadero. No se registraba tal situación desde febrero del 54. Las mayores pérdidas, no obstante, se sufrieron en los olivares del interior provincial, completamente arrasados por el intenso frío.

En febrero de 2005 se repitió el temporal de nieve, esta vez sin registro de severas heladas, pero sí con copiosas y persistentes nevadas que dejaron aisladas comarcas enteras al acumularse, tras casi 72 horas de intensa nevada, hasta un metro de nieve en las calles de numerosas poblaciones. Como en los temporales de antaño, faltaron los suministros básicos de pan y agua, al quedar bloqueadas las carreteras y heladas las cañerías, respectivamente. Hubo también graves problemas con el suministro eléctrico, especialmente en las comarcas de Los Montes, Hoya de Guadix y Altiplanos de Baza-Huéscar.

Otras nevadas que también afectaron a la ciudad de Granada se registraron en enero de 1992, febrero de 1993, enero y febrero de 1994, febrero de 1996, noviembre de 1999 (copiosa y temprana nevada el dia 21, cuajando en tejados y jardines), noviembre y diciembre de 2001, enero de 2003 (la mayor desde 1987), diciembre de 2004, enero de 2006, enero de 2007 (con acumulados de más de un metro de espesor en algunas poblaciones del norte de la provincia), enero de 2010 y enero de 2011.

Un placer ampliar información,
Un saludo!
Desde Granada capital a 650 m de altitud. A veces, desde Salobreña, Costa Tropical granadina.

Desconectado sudestada

  • Cumulus Congestus
  • ***
  • 666
  • Solares-Cantabria
Re:OLAS DE FRÍO, ENTRADAS FRÍAS Y TEMPORALES DE NIEVE EN ESPAÑA 1830 - 1985
« Respuesta #107 en: Domingo 20 Noviembre 2011 11:30:21 am »
Muy interesante !!

Es cuestión de ir ampliando y completando el trabajo.

Saludos cordiales.